Archivo de Público
Viernes, 10 de Agosto de 2012

Arturo Fernández reinicia el proceso para cambiar las condiciones de sus trabajadores en IFEMA

CCOO celebra "el carácter simbólico" de la condena al presidente de la patronal madrileña y afirma que estará "muy vigilante" con el empresario

JORGE OTERO ·10/08/2012 - 14:34h

- EFE - Arturo Fernández.

"Si quiere guerra la va a tener". En Comisiones Obreras (CCOO) saben que han ganado una batalla al empresario Arturo Fernández pero saben también que el patrón de los empresarios madrileños, uno de los adalides de la reforma laboral, partidario de restringir el derecho de huelga y, como ha dicho hoy mismo en la cadena Ser, "controlar los salarios" no va a claudicar tan pronto.

El pasado mes de abril Fernández obligó a los empleados fijos de la empresa que gestiona el servicio de bares y cafeterias en el IFEMA de Madrid a trabajar dos meses menos al año, es decir diez, y a los que entonces lo hacían durante diez meses, -los fijos discontinuos- a hacerlo sólo durante nueve. Menos trabajo, menos salario. Para justificar esta medida Fernández esgrimió las cuentas de 2008, dos años antes de que el grupo empresarial Arturo Cantoblanco empezara a trabajar en IFEMA en enero de 2011. Una denuncia de CCOO y una posterior condena judicial truncaron sus intenciones. 

"Esto demuestra que las empresas no pueden actuar impunemente"

Pero Fernández no se rinde: nada más conocer la semana pasada la sentencia que le condena a indemnizar a los empleados por modificar de forma injustificada sus condiciones de trabajo, el empresario amigo de Esperanza Aguirre envió un burofax al comité de empresa para citarlo el 3 de septiembre. No ha recurrido la sentencia, aunque podría haberlo hecho. El empresario prefiere reiniciar el proceso y el próximo mes abrirá un período de consultas para sacar adelante un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). Será el tercero desde que el grupo de restauración Arturo Cantoblanco se hiciera cargo de la concesión del IFEMA.

En el sindicato valoran muy positivamente la sentencia. "Esto demuestra que las empresas no pueden actuar impunemente", declaró a Público Paloma Vega, secretaria de la Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de la organización sindical.

Vega destaca, sin embargo, "el carácter simbólico" de la condena: "Que sea condenado el presidente de la patronal madrileña, uno de los mayores defensores de la reforma laboral, y que la sentencia establezca  que no estaba actuando con veracidad es muy llamativo. Hemos sacado a la luz la forma impune con la que ha querido actuar". 

En los últimos meses Arturo Fernández, que también es vicepresidente de la CEOE, ha saltado a los titulares de la prensa nacional. Y no sólo porque Grupo Arturo Cantoblanco cope las concesiones de cafeterías en los centros públicos de Madrid, sino por haberse convertido en el azote de los sindicatos en la mayoría de sus intervencions. Tanto UGT como CCOO les responsabilizaron el pasado mes de junio de boicotear el proceso de negociación sobre los convenios colectivos que habían iniciado con la patronal en aquella época. 

Sospechas

Lo cierto es que el grupo empresarial de Arturo Fernández ha crecido en Madrid sobre dinero público. Gestiona la mayoría de los servicios de restauración de un buen número de hospitales, colegios y en organismos públicos tanto de la Administración General del Estado como de la autonómica.

Las sospechas de que sus buenas relaciones con el poder político le han favorecido en sus negocios se extienden por el mundillo empresarial madrileño, tal como reconoce Vega: "Sus empresas están bien situadas desde el punto de vista del negocio. Está en un lugar privilegiado: cada vez que hay un concurso de explotación y él opta, casi siempre se lo conceden". Vega dice ser consciente de los rumores que circulan sobre Fernández: "Hay mucha leyenda, pero a veces, cuando te encuentras con otros empresarios del sector ves que hay cierto malestar con él".

De momento CCOO no ha detectado ninguna irregularidad grave, pero "está muy vigilante" con las concesiones y la forma de actuar de sus empresas. La Federación de Comercio, Hostelería y Turismo no baja la guardia y, aunque en muchos de los centros de trabajo de Grupo Arturo Cantoblanco hay conflictos laborales e incluso tiene algún documento en el que Fernández reconoce haber pagado en dinero negro a sus empleados, la única demanda que ha presentado el sindicato ha sido esta que ha terminado en condena.  Pero el gran empresario volverá a la carga el próximo 3 de septiembre: "Entonces, si no hace bien las cosas, nos volveremos a ver en los juzgados", señalan en CCOO.