Archivo de Público
Viernes, 10 de Agosto de 2012

La ola de calor inunda todas las comunidades autónomas

Las temperaturas ascenderán en todo el país excepto en la costa catalana y Galicia, donde por la noche bajarán ligeramente.

EFE ·10/08/2012 - 07:58h

Niños y mayores se bañan en el río Arga a su paso por Pamplona (Navarra). EFE/IVÁN AGUINAGA

La ola de calor que somete a España, con temperaturas extremas que amenazan con romper los registros históricos, coincide con uno de los veranos mas secos y el consecuente "alto riesgo de incendios" del que la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha alertado a la población.

Provocado por la transferencia de aire caliente africano desde una borrasca instalada en el Atlántico norte, frente a las costas portuguesas, éste fenómeno amenaza con colocar los termómetros hasta los 44 grados en Córdoba y 42 en Albacete, Madrid, Toledo y Zaragoza, acercándose a máximos históricos que han activado la alerta roja, de riesgo "extremo".

La alerta roja por altas temperaturas de la Aemet avisa de un fenómeno meteorológico no habitual de intensidad excepcional y con un nivel de riesgo para la población muy alto. Las altas temperaturas alcanzarán su punto de inflexión mañana viernes, cuando empezarán a bajar por el noroeste y paulatinamente en el resto del país.

Solo en el territorio insular, adonde el calor llega con 24 horas de retraso, se mantendrán un poco más las máximas inusuales de esta ola de calor. La predicción meteorológica es que las temperaturas no se estabilicen totalmente hasta el próximo martes y destaca la importancia de tomar en cuenta, hasta esa fecha, el adicional peligro de incendios.

Según la Aemet, que ya calificó el invierno 2011-2012 como el más seco de los últimos 65 años, el pasado mes de julio llovió solo la mitad de lo que se esperaba, con una media en torno a los 12 milímetros, un 50% del valor medio normal del mes.

Durante la jornada de hoy, hasta 40 provincias estarán en el nivel de alerta naranja, con temperaturas en torno a los 38 grados.

La directora general de Salud Pública, Mercedes Vinuesa, subrayó hoy en declaraciones a Efe, la importancia de mantener la hidratación personal, sobretodo de los grupos más vulnerables: los niños, los ancianos, los enfermos crónicos y quienes trabajan al aire libre.

Recomendó evitar salir durante las horas centrales del día y no hacer ejercicio brusco, porque aumenta la temperatura del organismo.

Los "golpes de calor", agregó, pueden ser muy peligrosos y ante síntomas que persistan durante mas de una hora, es preciso acudir al médico. La hiperventilación, taquicardia, fiebre superior a los 40 grados, confusión, dolor fuerte de cabeza, piel caliente y seca, náuseas, desmayo y pérdida de conciencia, son algunos de los avisos que da el cuerpo ante la deshidratación severa.

Según Vinuesa, los hospitales y centros de salud ya están preparados para atender aquellos casos que puedan derivarse de la ola de calor y recalcó que en España no debe haber ningún problema, porque es un país acostumbrado a las altas temperaturas estacionales.

El presidente del Gobierno extremeño, José Antonio Monago, ha reclamado la colaboración de los ciudadanos ante la "máxima tensión" que provoca la ola de calor y ha pedido que extremen las precauciones, sobre todo cuando se salgan al campo.

Cualquier descuido, advirtió, puede provocar no sólo pérdidas materiales sino también personales, añadió tras recordar que se debe poner en conocimiento del 112 cualquier incidente o conducta anormal que puedan llevar a determinar la autoría de un incendio.

En Catalunya, donde los bosques están secos como pocas veces en el último medio siglo, el gobierno autonómico pide también ayuda ciudadana y ha solicitado a las operadoras eléctricas que extremen la precaución alrededor de las líneas de alta tensión, que eviten posibles sobrecargas -por el uso de aires acondicionados- y restrinjan los trabajos de mantenimiento.

También dejará sin efecto durante los tres días de ola de calor la autorización para que los agricultores quemen rastrojos y recojan paja en las 19 comarcas y 197 municipios en los que se ha activado el Plan Alfa de protección forestal en el nivel 3, el máximo previsto, y se ha cortado el acceso motorizado a ocho macizos montañosos vulnerables.