Archivo de Público
Viernes, 10 de Agosto de 2012

'Profesionales' del mundo de la corrupción y el crimen

El cine se inspira en la novela negra para retratar la sociedad del siglo XXI. Las próximas semanas se estrenan tres adaptaciones de obras de autores de éxito: Silencio de hielo, El legado de Bourne y Headhunters

BEGOÑA PIÑA ·10/08/2012 - 08:11h

El diputado de IU y alcalde de Marinaleda Juan Manuel Sánchez Gordillo sería la víctima perfecta de una película de cine negro de este siglo XXI. Y cualquier banquero millonario podría ser el cerebro en la sombra de algún plan criminal en una de estas ficciones, mientras las agencias de inteligencia y poderes políticos y económicos ocultos siguen estando a la cabeza de los  malvados en las listas del género. Ya se sabe, la realidad supera la ficción, y el cine, que en su empeño por diseccionar esta realidad ha aprovechado desde hace decenios a los autores clásicos, ha descubierto ahora a los nuevos escritores de novela negra. Con ellos hace el retrato de la contaminada sociedad de este siglo XXI, una época que pareciera nacida para servir de inspiración a los narradores del mundo de la corrupción y del crimen. Este mes llegan a las salas españolas tres películas inspiradas en novelas de éxito, todas ellas en perfecta sintonía con la actualidad. Silencio de hielo (10 de agosto) es una adaptación de una obra del exitoso escritor alemán Jan Costin Wagner; El legado de Bourne (15 de agosto), cuarta entrega de la serie, es una versión del texto de Eric van Lustbader, inspirado a su vez en los personajes creados por Robert Ludlum, y Headhunters (24 de agosto) es la primera adaptación al cine de un libro de Jo Nesbø, uno de los grandes de la nueva generación.

SILENCIO DE HIELO.- El director y guionista suizo Baran bo Odar debuta en la dirección de largometrajes con la adaptación de una de las novelas del escritor alemán Jan Costin Wagner, que en esta ficción hace el boceto emocional de las víctimas de dos casos de violación y asesinato a menores y subraya la incapacidad policial para comprender las motivaciones de los agresores. Con el famoso actor danés Ulrich Thomsen en el papel de malvado y Sebastian Blomberg, en el de policía, la película se mantiene leal al libro de Costin Wagner en lo esencial. Ambas, películas y novela, proponen un acercamiento a la mente de los personajes, a la culpa y la obsesión, a través del crimen. Wagner, periodista antes que autor literario, busca en la realidad del Norte de Europa (vive entre Alemania y Finlandia) una explicación al desconcierto de una sociedad, que convive diariamente con los peores crímenes, construidos sobre cimientos de soledad, desesperación y cinismo.

Ganador en 2002 del Premio Marlowe a la mejor novela negra otorgado por la Sociedad Raymond Chandler, Jan Costin Wagner es autor, entre otras, de tres novelas de una serie protagonizada por este policía, Kimmo Joentaa -que en el filme se llama David Jahn-. Él, un hombre atormentado por el dolor de la pérdida de su esposa, vive instalado en la tristeza y desde ella mira el mundo que le rodea con la sorpresa de la ausencia a veces de la más elemental humanidad. Luna helada, Silencio de hielo y El invierno de los leones son las tres obras publicadas en castellano del escritor, que ha hecho de la muerte "el leit motiv de mis novelas". Sus libros, galardonados con importantes premios, se traducen ya a más de catorce idiomas. 

EL LEGADO DE BOURNE.- Tony Gilroy, autor de los guiones de todas las películas de la serie dedicada al espía que desconoce su identidad, dirige esta nueva entrega, una historia basada en la novela de Eric van Lustbader, inspirada a su vez en los personajes creados por Robert Ludlum. Los poderes políticos y económicos, las organizaciones gubernamentales, las fuerzas militares y las grandes corporaciones son los maquiavélicos conspiradores del planeta en los libros del autor neoyorquino, que se ganó afiladas críticas por su insistencia en subrayar la existencia de perversas operaciones de la CIA en su propio país. Con la trilogía de Bourne llevó al extremo la premisa, que hoy ya nadie pone en duda.

Si en filmes anteriores, Jason Bourne (intrepretado por Matt Damon) tomaba plena conciencia de que las mentiras de su gobierno y de la CIA pretendían convertirle en una máquina de matar y los espectadores norteamericanos vieron en aquello el reflejo de la manera en que se les llevó a la guerra de Irak, ahora, la saga se centra en mostrar hasta dónde son capaces de llegar políticos, militares y espías para hacer callar a cualquier testigo molesto. En manos de Gilroy, la historia se inclina un poco más hacia el cine de acción y menos hacia el thriller político, pero no se anda con excusas a la hora de describir la capacidad criminal de los que mandan. Jeremy Renner, que se hizo popular gracias a la oscarizada En tierra hostil, y Rachel Weisz (protagonista de Ágora, de Amenábar) son los personajes principales de este thriller, en el que hay para todos, políticos, militares, espías, periodistas, científicos...

HEADHUNTERS.- El director Morten Tyldum firma la primera adaptación al cine de una novela del prestigioso autor noruego Jo Nesbø, uno de los grandes descubrimientos del género de los últimos años. Inquietante y sospechosamente actual, esta historia está ambientada en el mundo de los negocios, en los juegos sucios de los cazatalentos y en el robo de obras de arte. Protagonizada por Aksel Hennie, un actor con un talento singular, y el danés Nikolaj Coster-Waldau, que encarnaba al joven Jesse James en Blackthorn (Sin destino), la película se muestra con idéntico proceso al que siguen los ojos y el cerebro de cualquier ciudadano normal. La limpieza, casi pureza, elegancia y finura del universo de los negocios y del mundo del arte, pierden brillo, se van ensuciando y viciando a medida que sus secretos se van conociendo, hasta que terminan, literalmente, embadurnadas de excrementos.

Es el primer acercamiento del cine a un autor que se ha ganado merecidamente el prestigio internacional. El escritor noruego, que antes fue futbolista y ‘broker', y que sigue compaginando la literatura con la música -es líder de la banda heavy Di-Derre-, se ha dado a conocer en todo el mundo gracias a una serie de novelas protagonizadas por el comisario Harry Hole. Detective de la policía de Oslo, depresivo y solitario, alcoholizado, de carácter oscuro, el personaje vive superado por la realidad, por el aumento de los delitos de drogas, las muertes por sobredosis y la violencia. Fuma, bebe, lee a Jim Thompson y odia a los malvados. Headhunters -que acaba de aparecer en castellano- no pertenece a la serie. De hecho, su protagonista es uno de esos tipos a los que Hole tanto detesta.