Archivo de Público
Miércoles, 8 de Agosto de 2012

La crisis como argumento estrella de la literatura

La realidad de la situación económica se ha convertido en escenario privilegiado de libros de todos los géneros, desde la novela negra, pasando por el cómic y el libro ilustrado, hasta los ensayos económicos y de denuncia

BEGOÑA PIÑA ·08/08/2012 - 08:00h

La crisis ha llegado al sector del libro y no solo en forma amenazante con el anuncio de la subida del IVA para los libros digitales o las previsiones para este año del doble de pérdidas respecto de 2011. También como argumento estrella de muchas de sus novedades. En ficción, ensayo, libro ilustrado, cómic e incluso en textos de autoayuda, la crisis se ha convertido en cabeza de cartel editorial. A los títulos que comenzaron a aparecer tímidamente hace un par de años se han ido sumando cada vez más, haciendo que hoy convivan en las mismas estanterías sesudos tratados de prestigiosos economistas, con manuales para entender la crisis; novelas negras de grandes autores o ejemplares que pretenden convencer al lector de que algo bueno se sacará de esta situación. El mismísimo José Luis Rodríguez Zapatero, según algunas informaciones recientes, prepara un libro sobre la crisis que saldría a la venta el próximo año.

1. Desde la denuncia y el análisis.

"Naciones ricas en recursos, talento y conocimientos -los ingredientes necesarios para alcanzar la prosperidad y un nivel de vida decente para todos- se encuentran en un estado de intenso sufrimiento", dice el Premio Nobel Paul Krugman, autor de ¡Acabad ya con esta crisis! (Crítica), donde explica cómo hemos llegado a esta situación y, sobre todo, cómo podemos salir de ella. El economista y periodista norteamericano asegura que la solución es posible, siempre que nuestros dirigentes tengan "la claridad intelectual y la voluntad política" para ello. Dedicado "a los que están en paro, que merecen algo mejor", el libro contiene también una clara denuncia.

"Por desgracia, no estamos usando el conocimiento que tenemos porque, por una serie diversa de razones, demasiadas personas de entre las que más pesan -políticos, funcionarios públicos de primer orden y la clase más general de autores y comentaristas que definen el saber convencional- han elegido olvidar las lecciones de la historia y las conclusiones de varias generaciones de grandes analistas económicos; y en lugar de este conocimiento, obtenido con tanto empeño, han optado por prejuicios ideológica y políticamente convenientes". Krugman, que hace su análisis con un lenguaje comprensible para todos, asegura que a lo que aspira "con estas páginas es a ejercer presión, a través de una opinión pública informada, para que ese rumbo cambie de una vez y acabemos ya con esta crisis".

Krugman cree que la solución pasa por la "voluntad política" de los dirigentes

En una línea muy parecida, José Luis Sampedro ya exponía en 1976 su visión crítica acerca de la inflación en una obra que se convirtió en un clásico de las publicaciones económicas. Ahora, editorial Debate ha reeditado La inflación (Al alcance de los ministros), con la nueva aportación de Carlos Berzosa, catedrático de Economía Aplicada. En estas páginas, ambos autores desvelan cómo la inflación se utiliza como herramienta del sistema y sirve de excusa para aplicar políticas restrictivas. Otro libro que se rescata hoy a propósito de la crisis es El dinero de los demás. Y de cómo lo utilizan los banqueros (Ariel), de Louis D. Brandeis, que fuera juez del tribunal Supremo de Estados Unidos. Escrita a principios de siglo, esta obra acusa a los bancos modernos y anuncia las peligrosísimas consecuencias de su enriquecimiento. La advertencia que este doctor en Derecho por Harvard hizo entonces se convierte hoy en una denuncia en toda regla, donde las ideas del mencionado Krugman ya aparecen.

En septiembre aparecerá en las librerías el nuevo libro de George Soros, La tormenta financiera (Destino), donde el inversor, activista político y filántropo hace un análisis en tiempo real de la crisis en EE.UU. y Europa, y donde repasa los errores de los gobiernos y adelanta el futuro que estos nos preparan. La tesis de Soros es justamente la contraria a la de Thatcher o Reagan, que defendían que los mercados se regulaban solos, sin intervención de los estados. Para el autor, es la supresión de los sistemas de control sobre el mercado lo que ha provocado el descontrol y el fraude.

Desde EE.UU. llega el nuevo libro de Morris Berman, el atípico e innovador historiador cultural y crítico social, que con Las raíces del fracaso americano (Sexto Piso) cierra su trilogía americana. En esta obra, el autor asegura que la crisis actual de EEUU no es algo coyuntural o pasajero, sino que estaba ya en los orígenes de la nación y su ideología dominante, la del oportunismo individualista, con el dinero como símbolo máximo del éxito y de poder.

La crisis en EEUU estaba en los orígenes de la nación, según Morris Berman

Christian Felber propone en La Economía del Bien Común (Ediciones Deusto) un modelo económico alternativo, al que se han adherido cientos de ciudadanos, asociaciones, alguna universidad, empresas e incluso tres bancos. Dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y democracia son los cimientos sobre los que se construye este movimiento, creado por un grupo de economistas y estudiosos austriacos y alemanes e impulsado por Felber.

Por último, aunque los títulos son muchos más, podría destacarse el libro La conspiración de los ricos. Las 8 nuevas reglas del dinero (Punto de Lectura), de Robert T, Kiyosaki, donde se critica duramente el modelo económico actual y donde el autor asegura que este es un magnífico momento para invertir en educación financiera. El libro apareció online, capítulo a capítulo, aprovechando así las aportaciones de los lectores, que aparecen en la edición en papel.

2. Con ironía y sentido del humor.

Miguel Brieva firma la ilustración de la portada de Posteconomía. Hacia un capitalismo feudal (Los Libros del Lince), nuevo texto del periodista Antonio Baños Boncompain, que descarga notables dosis de humor negro en esta obra. Irónico, pero al mismo tiempo, metódico, el autor habla de la crisis, de los manipuladores de ésta y de algunas consecuencias ciertamente positivas: "El nuevo capitalismo feudal nos ha convertido a todos en anticapitalistas (...) Nos han dejado sin nada, ni siquiera dignidad. Pero nos han convertido en anticapitalistas, lo queramos o no. Y somos muchos. Si jugamos bien nuestras cartas, nosotros somos la solución".

Aleix Saló triunfó con su anterior Españistán: este país se va a la mierda, donde explicaba la crisis con mucho sentido del humor, y ahora repite éxito con Simiocracia. Crónica de la gran resaca económica (DeBolsillo), donde se dedica a los años 2008 a 2011, sin tocar la etapa Rajoy. De la ironía del primero se ha pasado aquí a la sátira desnuda, que utiliza para describir un triángulo pasional, el que forman las administraciones públicas, los bancos y los constructores e inmobiliarias. Causas, antecedentes y efectos de la crisis, la corrupción irracional, la involución social, el gobierno disfuncional y "Ha llegado la simiocracia" son los apartados en que se divide la obra.

"El nuevo capitalismo nos ha convertido a todos en anticapitalistas", sostiene Antonio Baños

Varios autores han participado en la obra El dinero en The New Yorker, editado por el dibujante Robert Mankoff, que aparecerá en noviembre en España de la mano de Libros del Asteroide. Se trata de un libro de caricaturas sobre el mundo de las finanzas y la economía extraídas de las páginas de The New Yorker. Son más de trescientas viñetas reunidas durante más de ochenta años, desde 1920. El escritor y periodista Malcolm Gladwell firma el prólogo, en el que califica de rareza el volumen y dice: "Digo ‘rareza' porque la nuestra es una revista orientada a un público para el que el dinero es algo secundario. Ninguno de nosotros se ve reflejado en ese tipo que se desgañita en mitad de una fiesta proclamando a gritos cómo se forró en el otoño de 2007. No estábamos invitados. Estábamos en casa releyendo Guerra y Paz".

3. Escenario perfecto para la novela negra.

Raymond Chandler y Dashiell Hammett adivinaron el potencial literario que existía en los cambios originados por la Gran Depresión. Conmocionaron a los lectores del siglo XX con el gran hallazgo de la novela negra, subgenéro del policíaco que apostaba por mostrar la realidad social desnuda, a unos héroes desesperanzados y cínicos, sin un duro, descreídos de la justicia y excesivamente aficionados al alcohol. Eran producto de la crisis económica y del incontestable fraude perpetrado por políticos, financieros y poderosos.

Ahora, en pleno siglo XXI, las condiciones se repiten y algunos autores del género sacan de ellas sus mejores herramientas creativas. En la reciente XXV Semana de Novela Negra de Gijón, algunos escritores subrayaron la presencia de la crisis como argumento privilegiado de muchas novelas. Allí se presentaron unos cuantos, como Baria City Blues (Arraez), de Carmelo Anaya, donde destaca la especulación inmobiliaria, y se habló de muchos otros. El francés Martín Ledun, en Perros de porcelana (Alienta Novela), trata de los suicidios sucedidos en France Telecom.

Maruja Torres dedica las andanzas de Diana Dial a la crisis financiera de España 

El periodista finlandés Karo Hämäläinen ambienta en el turbio mundo de las inversiones y los brokers su thriller Calle Erottaja (Ediciones B). Emilio Bueso cuenta en Cenital (Salto de Página) la historia de un grupo antisistema que se reúne para enfrentarse al colapso de la sociedad y sobrevivir. Maruja Torres dedicará la segunda entrega protagonizada por la investigadora Diana Dial a la crisis financiera de España, en ella la protagonista regresará como víctima del desfalco de los bancos, y sin la pensión de su ex marido que ha perdido sus ahorros en Bankia.

No se pueden mencionar todas las obras que han crecido y lo harán sobre la realidad de la crisis, pero sería imperdonable no incluir en la nómina de los ausentes al gran autor griego Petros Markaris. Con el agua al cuello (Tusquets) es el inicio de su trilogía sobre la crisis. Protagonizada por el malhumorado comisario Kostas Jaritos, la primera entrega trata de la investigación de tres asesinatos, el de un banquero, un prestamista y un agente de calificación. Mala leche y brillantez vuelven a encontrarse en un libro de este escritor, que ha publicado en su país ya la segunda novela, en la que un ex recaudador de impuesto se jubila y decide tomarse la justicia por su mano. Markaris terminará la trilogía con las víctimas de la crisis, los jóvenes sin futuro de la Grecia de hoy.