Archivo de Público
Martes, 7 de Agosto de 2012

Gómez Noya, 'ironman' de plata

TRIATLÓN. El español llega tras el británico y favorito Alistair Brownlee y logra el cuarto metal de España en los Juegos

JORGE YUSTA / AGENCIAS ·07/08/2012 - 14:24h

EFE - Javier Gómez Noya a punto de atravesar la línea de meta en segundo lugar.

Los triatletas están hecho de otra pasta. Alejados de la fragilidad de la condición humana, compiten en uno de los deportes más duros que existen. Y entre los mejores triatletas, no solo del momento sino de todos los tiempos, se encuentra un español. Y hoy, por fin, logró uno de los escasos títulos que le quedaban por conquistar. Una medalla olímpica.

Javier Gómez Noya ya puede decir que ha saboreado una plata olímpica y en un marco incomparable como el Hyde Park londinense. Habían pasado cuatro años desde que una pájara inesperada le apartó del éxito a los pies de la muralla china. En Pekín se tuvo que conformar con ser cuarto, el puesto que nadie quiere.

Esta vez el segundo lugar le sabe a gloria. A sus 29 años, en plena madurez deportiva y personal, no falló. Ni su mente ni su cuerpo. Una combinación entre tesón, frialdad y capacidad de sufrimiento máxima, este ferrolano nacido en Basilea se coló en la fiesta británica de los hermanos Brownlee. Él también se merecía salir en la foto.

Gómez Noya se desquita del cuarto puesto de Pekín y logra la medalla que faltaba en su palmarés

Campeón de todo. Oro en los Mundiales del 2008 y el 2010, fue también campeón de Europa en el 2007. Oro en la Copa del Mundo en los años 2006 y 2007. Plata en el Mundial de 2007 y 2009. Ahora, en 2012 logra la plata en Londres. La primera medalla que consigue España en el triatlón y la cuarta de la delegación en estos Juegos.

Pero tampoco nos podemos olvidar de los otros dos participantes españoles, que pese a quedar cortados en la bicicleta, lograron acabar en unos meritorios puestos. Mario Mola fue 19º y José Miguel Pérez 24º.

Tan solo once segundos le apartaron del oro a Gómez Noya, pero el británico Alistair Brownlee demostró estar un peldaño por encima. Por detrás de ellos llegó el otro Brownlee, Jonathan (1.46.56), que tuvo que correr con una penalización de quince segundos por una ilegalidad en la transición del nado a la bicicleta.

Javier Gómez Noya tomó posición desde el principio. Mantuvo el tipo desde la salida y no perdió contacto con la cabeza a lo largo de los 1.500 metros a nado en las aguas del lago Serpentine. El ferrolano mantuvo la estela del eslovaco Richard Varga, el más rápido a nado (16:56). No obstante, Gómez Noya (17.00) le adelantó en la transición a la bicicleta mientras los favoritos, los británicos Jonathan Brownlee y Alistair llegaban por detrás, aunque cerca. Jonathan, tercero y (17.02) y Alistair (17.05) quinto, después del italiano Alessandro Fabian.

Noya, siempre en cabeza

Los británicos aprovecharon el tramo en bicicleta para tomar posiciones e imponer el ritmo adecuado a la prueba. Alistair y Jonathan Brownlee se situaron en cabeza, a rueda de su compatriota Stuart Hayes.

Los otros españoles, Mario Mola y Jose Miguel Pérez, quedaron cortados 

Gómez Noya mantenía el tipo por detrás de la terna local, alentada permanentemente por los miles de seguidores inmersos en Hyde Park y sus alrededores. Sin embargo, no había noticias del resto de españoles, al margen de la selección que procuraba el dueto de Yorkshire.

Mario Mola y Jose Miguel Pérez quedaron cortados, a más de un minuto de la veintena cabecera. Ninguno logró situarse entre el pelotón delantero, para contribuir a los intereses españoles.

No perdieron el rumbo triatletas como el alemán Jan Frodeno, vigente campeón olímpico o los rusos Ivan Vasiliev y Alexander Bryukhanov, el neocelandés Bevan Docherty o el francés Luis Vincent.

Arreón final de Brownlee

Gómez Noya tuvo que luchar en los 10 kilómetros en carrera con los dos hermanos Brownlee

Alistair Brownlee dio, a mitad de la quinta, una vuelta de tuerca y pretendió una escapada, en la que permaneció durante un minuto hasta que los veinte corredores le dieron caza y se juntaron de nuevo. El portugués Joao Silva, el francés Luis Vincent y el británico Alistair Brownlee marcaron el mejor tiempo (1.17.18). Un segundo más que Jonathan y dos más que Frodeno y Gómez Noya, a dos segundos de diferencia. Igual que el italiano Alessandro Fabian y el francés Lauren Vidal.

La situación quedó mas clara en los diez kilómetros finales, la carrera a pie. Los hermanos Brownlee mantuvieron el ritmo. Solo Gómez Noya fue capaz de seguir la marcha impuesta por ambos. Para ese momento ya se sabía que Jonathan contaba con una penalización de quince segundos por realizar de forma ilegal, fuera de la zona permitida, la transición del nado a la bicicleta.

A falta de una vuelta y media de las cuatro del circuito a pie, y con Jonathan ya descolgado, Alistair aumentó el ritmo. Comenzó a tirar más fuerte para intentar dejar fuera de la lucha por el oro a Gómez Noya y lo consiguió. El español aguantó al principio. Mantuvo el tipo. No cedió más tiempo y aguantó la distancia que llevaba a sus perseguidores, especialmente a Jonathan, que había recuperado terreno tras la sanción. No se cebó en alcanzar a Alistair y amarró la plata. Alistair Brownlee se proclamó campeón olímpico, 1.46.25. Gómez Noya entró once segundos después.