Archivo de Público
Lunes, 6 de Agosto de 2012

Egipto se refuerza militarmente tras el ataque en el Sinaí

El Ejército promete vengar la muerte de 16 agentes y despliega en la zona dos helicópteros de combate como avanzadilla de un gran despliegue

 

PÚBLICO.ES / AGENCIAS ·06/08/2012 - 17:55h

REUTERS - Ehud Barak y Benjamin Netanyahu visitan la frontera entre Egipto e Israel. -

Egipto se prepara para responder al ataque en la península del Sinaí en el que murieron 16 policías. Como primera medida, el Ejército ha enviado a la zona dos helicópteros de combate, mientras las autoridades preparan el despliegue de varios aparatos más en medio de la campaña militar que ya se está preparando, informa el diario Haaretz, que cita a fuentes oficiales.

En un comunicado, el Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas aseguró que vengará lo antes posible las muertes de los egipcios, que recibieron los disparos de supuestos terroristas cerca del paso de Rafah, que une Egipto y el territorio palestino de Gaza. "Pagará un alto precio quien esté relacionado con estos grupos", advirtió la cúpula militar, que consideró que dicho atentado refleja los "peligros y amenazas en el Sinaí que exigen a todos estar alerta ante las conspiraciones contra Egipto".

Barak confía en que el ataque sea "una llamada de arención" para los egipcios 

Un grupo especializado fue constituido para investigar el suceso, después de la reunión que anoche mantuvieron los máximos responsables de Seguridad y Defensa con el presidente egipcio, Mohamed Mursi. El mandatario se trasladó hoy al lugar del atentado con los titulares de Defensa e Interior, Husein Tantaui y Ahmed Gamaledin, respectivamente, y decretó tres días de luto por la muerte de los soldados, que serán sepultados mañana en un funeral militar.

Las primeras investigaciones sostienen que un grupo de atacantes entró desde el territorio palestino de Gaza a través de un túnel en el Sinaí, donde se reunió para cometer el atentado con otro grupo que venía de la península egipcia. La cúpula militar precisó en su nota que participaron 35 presuntos terroristas que causaron la muerte de 16 egipcios -entre ellos soldados y policías, precisaron fuentes de seguridad- e hirieron a siete en un puesto de la guardia fronteriza egipcia al sur del paso de Rafah.

Los autores del ataque se hicieron con un vehículo blindado y con él intentaron infiltrarse en Israel, donde las fuerzas israelíes lo destruyeron. El ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, ha afirmado que las tropas hebreas mataron a ocho de los atacantes. 

Los Hermanos Musulmanes atribuyen el ataque al Mossad

El Gobierno israelí se ha quejado con frecuencia de la inseguridad en el Sinaí desde que en febrero de 2011 fue derrocado el entonces presidente de Egipto, Hosni Mubarak. Barak mostró su esperanza en que el incidente sea "una llamada de atención para los egipcios, para que tomen control sobre la situación en el otro lado con mayor firmeza". El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, lamentó, por su parte, la muerte de los soldados egipcios, aunque recordó que "como ha quedado claro en numerosas ocasiones, en lo que se refiere a la seguridad de sus ciudadanos, el Estado de Israel solo puede depender de sí mismo".

Tras el ataque, Egipto cerró la frontera con Gaza. En tanto, Hamás, que gobierna en la franja, ha condenado el ataque y ha cerrado inmediatamente el paso de Rafah. Además, ha afirmado que está colaborando con Egipto para identificar a los responsables del ataque. "Ningún palestino podría participar en un crimen tan desagradable y en la muerte de nuestros queridos militares egipcios de esa forma tan horrible", ha declarado Taher al Nono, portavoz del grupo islamista.

Hamás: "Ningún palestino podría participar en un crimen tan desagradable" 

Por su parte, los Hermanos Musulmanes han afirmado que el ataque "puede ser atribuido al Mossad", los servicios secretos israelíes. El objetivo, según afirma el grupo en su página web, es boicotear el mandato de Mohamed Mursi, candidato de los islamistas y recientemente elegido presidente de Egipto.

El incidente en el Sinaí, que medios oficiales egipcios atribuyeron a la acción de un grupo yihadista, coincidió con un nuevo ciclo de ataques mutuos entre milicianos palestinos y el Ejército israelí en la franja. El Sinaí ha sido escenario en los últimos meses de distintos ataques contra policías y gasoductos, actos de contrabando y secuestros. El pasado 19 de julio, dos agentes de la seguridad central egipcia murieron en un ataque similar perpetrado por desconocidos contra un puesto de control policial en el centro de la península del Sinaí, desmilitarizada a raíz de los acuerdos de paz de Camp David entre Israel y Egipto en 1978.