Archivo de Público
Lunes, 6 de Agosto de 2012

Casañas, a la final de disco como penúltimo

ATLETISMO. Mario Pestano lanza muy por debajo de su reciente marca de 67,15 y se queda fuera

AGENCIAS ·06/08/2012 - 13:50h

REUTERS - El español Frank Casañas durante el lanzamiento de disco.

Frank Casañas se ganó un puesto en el concurso por las medallas de lanzamiento de disco de los Juegos Olímpicos de Londres 2012 como penúltimo de los doce finalistas, mientras que Mario Pestano, capitán del equipo olímpico español de atletismo, alimentó su leyenda negra en grandes campeonatos al quedar fuera de la final de Londres 2012 con una marca de 63,40.

Pestano, plusmarquista nacional de disco con 69,50, llegó a Londres con una marca reciente de 67,15 para, en sus terceros Juegos, intentar meterse en la final por segunda vez consecutiva. En Pekín había sido noveno con 63,42.

Para pasar a la final había que lanzar 65 metros o ser uno de los doce mejores de la calificación, pero el tinerfeño empezó con un tiro de 63,40 que casi repitió en segunda ronda (63,36), y en el tercer turno lanzó el disco más allá de la raya de calificación, pero el nulo le mandó a casa, a dos puestos de la final.

Frank Casañas, quinto hace cuatro años en los Juegos de Pekín, empezó con un tiro cercano a los 64 metros, a uno de la marca de calificación, pero pisó ligeramente el borde del círculo. Nulo.

Con un récord personal de 67,91 y una marca de 67,74 este año, el lanzador de origen cubano alcanzó los 63,76 metros en su segundo y 60,21 en el tercero. Terminó quinto del grupo A, condenado a esperar hora y media para saber si tenía sitio en la final. Sólo seis superaron a Casañas en el grupo B, por lo que mañana, martes, regresará a una final olímpica.

Por ahora, a la espera de la final, los favoritos para hacerse con el oro olímpico son el estonio Gerd Kanter, que logró hacer un lanzamiento de 66,39 metros, y el alemán Robert Harting, con 66,22 metros.  Pero la imagen de la mañana en el lanzamiento de disco la protagonizó el británico Lawrence Okoye, que tras clasificarse para la final lo celebró por todo lo alto. Gritando y poniendo en pie a todo el estadio olímpico.