Archivo de Público
Lunes, 6 de Agosto de 2012

El PP baja ocho puntos con respecto al 20N y aventaja al PSOE en 6,7 puntos

Los conservadores obtienen un 36,6% en estimación de voto, cuatro puntos menos respecto al barómetro de abril, según el CIS

EFE ·06/08/2012 - 12:46h

El Partido Popular ha perdido ocho puntos en estimación de voto con respecto a las elecciones generales del 20N, lo que permite al PSOE acortar diferencias y situarse a 6,7 puntos del partido en el Gobierno, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

Los conservadores obtienen un 36,6% en estimación de voto, cuatro puntos menos respecto al barómetro de abril y ocho menos que en las elecciones generales del pasado 20 de noviembre. Los Los socialistas ganan sólo tres décimas respecto al sondeo de abril y casi dos puntos respecto a los comicios de noviembre: se sitúan en el 29,9% cuando en noviembre obtuvieron el 28%.

Frente al pronunciado descenso del PP y el estancamiento del PSOE, quienes más crecen son los llamados partidos minoritarios. Tanto UPyD como IU, así como el PNV, suben notablemente en intención de voto. El partido de Rosa Díez tiene un 6,6% de los votos frente al 4,6% que logró en las pasadas elecciones generales. 

IU también  experimenta un fuerte ascenso: pasa del 6,9% que logró el 20-N al 8,6%, casi dos puntos más. El PNV logra el 1,5% de intención de voto; en noviembre logró el 1,33% de los sufragios. CiU baja ligeramente: pasa del 4,17% que obtuvo en noviembre al 4% en la última encuesta del CIS.

Los resultados La encuesta de 2.500 entrevistas se realizó entre el 2 y 10 de julio. Los resultados de la misma no incluyen la opinión de los ciudadanos ante los brutales recortes anunciados el 11 de julio, un día después de cerrar la encuesta. 

Más de la mitad de los consultados (56,1%) tacha de mala o muy mala la labor del Ejecutivo de Rajoy 

Quizá por eso la valoración de los políticos no es peor. Ya es suficientemente mala: la que mejor opinión genera en los ciudadanos es la portavoz de UPyD, Rosa Díez, y eso que suspende con un 4,36. Alfredo Pérez Rubalcaba, con una nota del 3,80, supera en valoración a Mariano Rajoy, que obtiene un 3,33. Rubalcaba se sitúa en tercer lugar, perdiendo algo de valoración respecto al estudio de abril (4,11), el último que incluyó valoración de líderes. Rajoy logró entonces una nota de 3,84.

Entre Rubalcaba y Rajoy se sitúan el coordinador general de IU, Cayo Lara, y el portavoz parlamentario de CiU, Josep Antoni Duran Lleida, ambos con 3,77, así como el portavoz de ERC, Alfred Bosch (3,73) y la de Coalición Canaria, Ana Oramas (3,60). Peor nota que el presidente del Ejecutivo tienen el portavoz del BNG, Francisco Jorquera (3,29); el de Compromís-Equo, Joan Baldoví (3,23); el del PNV, Josu Erkoreka (3,04), y el de Foro Asturias, Enrique Álvarez Sostres (2,99). Cierran la lista Iñaki Antigüedad (2,85), quien ya abandonó su escaño por Amaiur, y el diputado de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador (2,12).

El sondeo se interesa también por la gestión que está haciendo el PP en el Gobierno y el PSOE, en la oposición. Más de la mitad de los consultados (56,1%) tacha de mala o muy mala la labor del Ejecutivo de Rajoy, frente a un 12,5% que tiene una opinión positiva y el 28,8%, que la ve regular. En cuanto al PSOE, sólo un 6,6% considera buena su actuación como principal partido de la oposición, mientras que el 57,6% la califica de mala o muy mala. Un tercio de los consultados (31,5%) cree que la tarea opositora de los socialistas es regular. 

Aumenta el pesimismo

Quizá entonces el pesimismo de los españoles sería peor de lo que realmente muestra la encuesta: según la misma, la opinión de los ciudadanos sobre la situación económica empeoró en julio.  Además, cuatro de cada diez considera que la situación económica va a empeorar.

Según el CIS, el paro sigue siendo el principal problema para los españoles, citado por el 78,6%, seguido de los problemas de índole económica para el 46,5%, mientras que la clase política sigue como tercer problema, y aumenta el número de ciudadanos que la mencionan, hasta el 25,4%.

Para una amplia mayoría (el 89,4%), la situación económica del país es "mala" o "muy mala" y sólo el 0,6% la considera "buena", mientras que el 40,5% augura que empeorará, frente a sólo un 18,2% que espera que mejore y un 30,2% que estima que no cambiará.

En la lista de los principales problemas, tras el paro, la situación económica y la clase política, la cuarta inquietud de los ciudadanos es la corrupción y el fraude, que mencionan el 12,2 %, seguida de la sanidad (10,4%) en el quinto puesto. Los bancos, que antes no figuraban entre los diez primeros problemas para la ciudadanía y entraron en el sexto lugar en el anterior barómetro, siguen en ese puesto y son ahora mencionados por más encuestados: un 8,2 % los cita como problema. La educación (7,1%), los recortes (5%), la inmigración (4,5%) y la inseguridad ciudadana (4%) completan la relación de los diez problemas más citados por los encuestados.