Archivo de Público
Viernes, 3 de Agosto de 2012

La mujer musulmana salta la barrera olímpica

Una judoca saudí y dos atletas de Qatar y de Brunei hacen historia al ser las primeras féminas de estos países en competir en unos Juegos. Las tres usaron el hiyab

JORGE YUSTA ·03/08/2012 - 14:55h

REUTERS - La judoca Wojdan Shaherkani, primera mujer saudí en competir en unos Juegos, combate con la puertorrriqueña Melissa Mojica.

Este viernes 3 de agosto de 2012 pasará a la historia del olimpismo y de la humanidad. No por los récords y marcas que se puedan batir o las medallas que se consigan, sino poque es el día en el que tres mujeres de Arabia Saudí, de Qatar y de Brunein se convierten en las primeras de sus países que logran competir en unos Juegos Olímpicos.

Una barrera superada en tres de los países más cerrados y fundamentalistas del mundo, en los que los derechos de la mujer siguen estando absolutamente restringidos. Han participado, eso sí, vistiendo el hiyab (tradicional pañuelo musulmán que cubre la cabeza). Y, aunque han sido eliminadas a las primeras de cambio, han hecho historia.

Especial mención para la judoca saudí Wojdan Shaherkani, que se convirtió en la primera mujer de su país en participar en unos Juegos. Su combate contra la puertorriqueña Melissa Mojica en la categoría de +78 kilos ha durado un minuto, el tiempo en caer eliminada. Daba igual.

Shaherkani, que portó un hiyab especial, se convierte en la primer mujer saudí olímpica

Hay que recordar que Shaherkani, que junto con a la atleta Sarah Attar (800 metros) son las primeras mujeres convocadas en la delegación olímpica de Arabia Saudí, estuvo a punto de no participar en esta cita a causa de la prohibición de la Federación Internacional de Judo (IJF) de competir con hijab.

Sin embargo, tras las negociaciones entre el Comité Olímpico Internacional (COI), la IJF y la delegación saudí, la joven judoca de 16 años, que recibió una invitación especial para participar en Londres 2012, pudo salir a luchar con un hiyab que respeta la "sensibilidad cultural musulmana" al cubrirle el pelo. Cuando por la megafonía se la presentó como la primera mujer saudí en debutar en unos Juegos Olímpicos, el público del Excel Arena la recibió con un caluroso aplauso.

Aunque en este caso el rendimiento deportivo quedaba en un segundo plano, Shaherkani, que solo tiene cinturón azul -dos niveles por debajo del negro- y hace dos años que practica este deporte, no fue rival para la experimentada judoca puertorriqueña, que se deshizo de ella en el primer ataque que hizo al minuto de combate.

"Espero conseguir una medalla"

Al terminar el combate Shaherkani aseguró sentirse "muy emocionada y orgullosa de estar representando a mi país. Desgraciadamente perdí pero lo haré mejor la próxima vez. Espero conseguir una medalla". "Estaba un poco asustada y perdida con toda esa gente y siendo mi primera vez. Para mí, encontrarme delante de una multitud así es difícil pero lo pude manejar", admitió.

Tras haber hecho historia para su país y para el olimpismo, la judoca de solo 16 años espera que su caso no sea una excepción. "Esta ha sido la oportunidad de mi vida. La federación de judo saudí está encantada de que yo este aquí. Espero que esto sea el inicio de una nueva era y de una mayor participación en otros deportes", señaló Wojdan Shaherkani.

Hiyab en el tartán

En el estadio olímpico de Stratford otra atleta también se citaba con la historia. Noor Hussain Al-Malki también se estrenaba como la primera mujer de Qatar en competir en unos Juegos. Su aventura duró unos escasos metros, ya que se lesionó al poco de iniciarse la prueba.

Con el pelo cubierto por un pañuelo con los colores de la bandera catarí, Al-Malki partía por la calle tres, pero su competición duró escasamente diez metros. La deportista asiática sintió un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho y tuvo que detenerse. Desconsolada, quedó sentada en la pista mientras sus rivales se jugaban la clasificación hasta que la ayudaron a retirarse unos asistentes.

Para la catarí, de 17 años, representar a su país era una cuestión de orgullo y su objetivo era mejorar su marca personal y que su nación se sintiera orgullosa de ella. La velocista catarí, que pesa 43 kilos, mide 1,55m. y aparenta ser más joven de los 17 años que tiene, confirmó que continuará compitiendo después de los Juegos con el sueño de seguir representando a Catar en las competiciones de mayor nivel.

Por último, también ha debutado la atleta de Brunei, Maziah Mahusin. Fue la abanderada en la ceremonia inaugural y ha competido este viernes en los 400 metros. Partía en la serie 6 y pese a lograr el récord nacional no pudo clasificarse para la siguiente.