Archivo de Público
Viernes, 3 de Agosto de 2012

La huelga de los ferroviarios comienza con incidentes en distintos puntos de España

Los sindicatos han convocado una huelga de 24 horas en toda España para protestar contra la liberalización del sector aprobada por el Gobierno

EFE ·03/08/2012 - 08:27h

La huelga de 24 horas convocada hoy en toda España por los trabajadores ferroviarios se ha iniciado con algunas incidentes en varias líneas de Cercanías de Barcelona, por incendios intencionados en medio de las vías o la activación del sistema de alarma que lleva a la detención automática de los trenes. Más de 4.000 trabajadores de Renfe y Adif de Catalunya están convocados a la huelga, que se ha iniciado esta medianoche en protesta por la liberalización del sector decidida por el Gobierno.

En Catalunya, según fuentes de Renfe, los primeros incidentes se han producido hacia las 6:30 horas al haberse provocado sendos incendios en medio de las vías entre las estaciones de Garraf y Sitges, en la línea R2 Sur, y otro entre las de Sant Andreu Comtal de Barcelona y la de Montcada, en la R2 Norte. Ambos incendios han sido sofocados y los elementos que interrumpían la vía retirados hacia las 6.50 horas, por lo que los trenes han podido reanudar la marcha, causando retrasos de entre 15 minutos y media hora.

Asimismo, hacia las 8:30 horas dos trenes que circulaban por las estaciones barcelonesas de Arco de Triunfo y Plaza Catalunya se han detenido al ser accionados los dispositivos de alarma, si bien han podido reanudar la marcha en unos 15 minutos.

En la estación barcelonesa de Sants había menos pasajeros de lo habitual en las líneas de Cercanías y mayor actividad en los trenes de Larga Distancia, que de momento no se han visto afectados por retrasos.

Entre ruidos de silbatos y bocinas los trabajadores se están manifestando contra la liberalización del sector Más de medio centenar de trabajadores del sector ferroviario protagonizan una concentración desde las seis de esta mañana en la estación de Atocha en Madrid. Los representantes de los sindicatos han asegurado esta mañana que van a respetar los servicios mínimos, aunque los consideran demasiados amplios.

Entre ruidos de silbatos y bocinas los trabajadores se están manifestando contra los planes del Ejecutivo para el sector, que incluyen integrar Feve en Adif y Renfe, así como una racionalización de los servicios ferroviarios del país y una liberalización del sector del transporte de viajeros.

Los servicios mínimos decretados alcanzan el 75% en Ave y trenes de larga distancia y el 67% en el caso de los trenes de media distancia o interurbanos. En cercanías, circularán el 60% de los trenes en hora punta y el 42% durante el resto del día. Los sindicatos ferroviarios han convocado a las once de esta mañana otra concentración en la misma estación madrileña de Atocha.

Rafael Catalá: " Nos ha parecido un poco impropia la huelga de hoy"

 El secretario de Estado de Fomento, Rafael Catalá, ha dicho hoy que el Gobierno quiere hacer la reforma del sector ferroviario de forma negociada, y ha considerado "un poco impropia" y "un poco inadecuada" la huelga de 24 horas convocada por los sindicatos "en un contexto de negociación".

"Les hemos ofrecido un proceso de diálogo, de concertación. Hemos planteado que no queremos tomar decisiones unilaterales, sino concertadas, porque nos parece que es la mejor manera de abordar las reformas", ha señalado Catalá en declaraciones a RNE.

"Ni siquiera se han roto las conversaciones", resalta Catalá Catalá ha insistido en que el paro de 24 horas en contra de la liberalización del sector se ha convocado cuando "ni siquiera se han roto las conversaciones". "Solamente el hecho de que el Gobierno haya aprobado un Real Decreto que indica las líneas básicas de la reforma que queremos hacer negociadamente, eso es lo que ha causado la convocatoria de la huelga para hoy", ha añadido.

El secretario de Estado ha recalcado que la situación económica de Renfe Operadora, Feve y Adif, empresas donde está convocada la huelga, "es verdaderamente preocupante", lo que obliga a cualquier gestor responsable "a plantearse la necesidad de hacer una reforma", manteniendo "la calidad del servicio" y "un gran operador público". Se trata, ha explicado, de adoptar medidas que permitan "que los españoles dejemos de aportar prácticamente 2.500 millones de euros al año de los impuestos para este tipo de servicio". La liberalización está planteada para que "haya mayor competencia", lo que, a su juicio, "ayuda a mejorar el funcionamiento de las organizaciones".

Jornada de huelga en el sector ferroviario