Archivo de Público
Jueves, 2 de Agosto de 2012

Dos personas mueren al estrellarse una avioneta en Santiago de Compostela

El aparato transportaba desde Asturias órganos para trasplantes al Complejo Hospitalario Universitario de Santiago.

EFE ·02/08/2012 - 09:59h

Dos personas han muerto esta mañana al estrellarse una avioneta de carga cuando intentaba aterrizar en el aeropuerto de Lavacolla, en Santiago de Compostela, informaron fuentes del servicio de urgencias Sanitarias de Galicia 061. El delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, ha afirmado hoy que los fallecidos en el accidente son dos hombres, Alejandro Bueno, de 37 años, natural de Barcelona, y Daniel Fernández, de 35, originario de Bilbao, aunque residía en Cataluña. Ambos eran comandantes con las "cualificaciones necesarias", aunque Juárez ha declarado que desconoce los datos acerca de las horas de vuelo de ambos.

La aeronave, que se precipitó en pleno Camino de Santiago, en una zona de difícil acceso, tenía previsto el aterrizaje en la pista de la terminal compostelana, según el plan de vuelo, a las 06:25 horas de hoy, y a las 06:38 horas perdió el contacto con la torre de control. Sin embargo, la avioneta se salió fuera del aeródromo, cerca de la cabecera norte, concretamente en la parroquia de Carballal, lugar de Sampaio.

La avioneta Cesna transportaba órganos para trasplantes al Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), procedía de Asturias y pertenece a la compañía Aeronaves del Noroeste (Airnor).

La central de coordinación de Urgencias Sanitarias recibió la alerta de que se había estrellado a las 07:17 horas. En la zona del suceso se personaron una ambulancia asistencial y otra medicalizada, así como el cuerpo de bomberos. Al parecer, las condiciones de visibilidad eran adversas por la presencia de una densa niebla. Un vecino de la parroquia de Carballal ha declarado que se había levantado a las 06.30 horas y que "la niebla no solo era muy densa, sino muy baja".

Todavía se desconocen las causas

El delegado del Gobierno apuntó que en el momento del siniestro la torre de control no había registrado incidencias importantes, por lo que se desconocen las causas. Añadió que estaba a la espera de que se personasen miembros de la comisión de investigación de accidentes de aviación civil para proceder a las indagaciones necesarias. "No hay pistas que puedan conducir a la causa" del siniestro, detalló Juárez.

Juárez: "No hay pistas que puedan conducir a la causa"

Fuentes próximas a la investigación han confirmado que la cabina de la avioneta Cesna, que pertenece a la compañía Aeronaves del Noroeste (Airnor), con base en Vigo, se estrelló contra unos árboles. También añadieron que la aeronave había iniciado su ruta en Oporto y volvía del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), de Oviedo, donde había sido entregado un corazón, pero que solo iban a bordo dos pilotos porque el personal sanitario se había quedado en tierra.

La zona en la que se ha registrado este siniestro permanece a esta hora acordonada y hasta allí se trasladó un furgón del Instituto de Medicina Legal de Galicia (Imelga).

Mato agradece la labor de "los operativos de traslados de equipos y órganos para trasplantes"

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha lamentado la muerte de los dos pilotos de una avioneta de carga en Santiago de Compostela, cuando regresaban de realizar un operativo de trasplantes procedente de Asturias.

Tal y como informa Sanidad, la responsable del Ministerio y la Organización Nacional de Trasplantes, a la que daba servicio la avioneta de la Compañía de Aeronaves del Noroeste (Airnor) en el momento del accidente, han querido trasladar su más sentido pésame a los familiares y compañeros de las dos víctimas mortales.

El Ministerio ha agradecido "su importante labor a todos los profesionales que participan de forma regular en los operativos de traslados de equipos y órganos para trasplantes". "Se trata de una tarea imprescindible para poder llevar a cabo los más de 4.000 trasplantes de órganos que se realizan cada año en España", concluye Sanidad.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, también se ha pronunciado en esta línea y ha resaltado que eran "dos personas que trabajaban para salvar la vida a los demás".

"Y han perdido la vida en ello", puntualizó en una entrevista concedida a la COPE, en la que Feijóo ofreció "todo su apoyo" a las familias de Alejandro Bueno, de 37 años, natural de Barcelona; y Daniel Fernández, de 35, originario de Bilbao, aunque residía en Cataluña.