Archivo de Público
Miércoles, 1 de Agosto de 2012

Segunda condena a una caja por vender preferentes con mala fe

Un juez de Girona condena a CatalunyaCaixa a devolver a una clienta los 6.000 euros que, sin saberlo, invirtió en este producto financiero de alto riesgo.

AGENCIAS ·01/08/2012 - 20:34h

El juzgado de primera instancia número 3 de Girona ha declarado nulo un contrato de compra de participaciones preferentes y ha condenado a la entidad financiera, Catalunya Caixa, a devolver a una clienta los 6.000 euros que, sin saberlo, invirtió en este producto financiero de alto riesgo. En la sentencia, hecha pública hoy, el juez Gonzalo Ferrer estima la demanda interpuesta por la afectada, al entender que existió “vicio de consentimiento” en el contrato de compra de las participaciones preferentes, es decir, un error en el consentimiento de la clienta en el momento de suscribir la adquisición.

Es por ello que el magistrado declara la nulidad de dicho contrato y condena a Catalunya Caixa a devolver a la clienta los 6.000 euros que invirtió en las preferentes y a abonar las costas procesales. Los abogados de la afectada, Antoni Blanch y Andrés Ruiz, han explicado que su clienta contrató las preferentes a principios de 2010 “guiada por las convincentes recomendaciones de un trabajador de una sucursal” de Girona.

El empleado le presentó las participaciones como un producto similar a un depósito a plazo fijo, con el capital y los intereses garantizados y con liquidez inmediata. Sin embargo, las preferentes son valores emitidos por las entidades financieras que tienen carácter perpetuo (no tienen vencimiento) y cuya rentabilidad no está garantizada. Se trata de un instrumento complejo y de alto riesgo, pudiéndose perder el capital invertido.

Se trata de la segunda sentencia en España en materia de participaciones preferentes emitidas por entidades financieras --la primera fue en el Juzgado número 1 de Cambados (Pontevedra)--, y la primera de estas características en Catalunya.

Según Blanch, la entidad demandada ha admitido los hechos y devolverá el dinero a la perjudicada, a diferencia de lo ocurrido con la sentencia estatal en la que Caixanova Galicia no reconoció su responsabilidad. Entre 200.000 y 300.000 personas están afectadas por las participaciones preferentes en Catalunya, si bien la presente sentencia ha sido, según Blanch, un "efecto llamada" que animará a la gente a confiar de nuevo en el estamento judicial.