Archivo de Público
Miércoles, 1 de Agosto de 2012

Griñán afirma que la limitación de la deuda le obligará a "cerrar colegios y hospitales"

El presidente andaluz anuncia un recurso ante el Tribunal Constitucional contra el nuevo tope de deuda fijado por el Gobierno

PÚBLICO / EFE ·01/08/2012 - 12:13h

Duro, contundente y retador. El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, mostró este miércoles su total desacuerdo con los topes de endeudamiento fijados ayer, martes, por el Gobierno en el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) y que obliga a Andalucía a que su deuda máxima sea el 13,2% de su PIB para 2013, un 1,9% menos de lo previsto. Una limitación que según el presidente de la Junta le obligará a cerrar colegios y hospitales o a despedir a 60.000 personas

En una rueda de prensa, Griñán criticó "el maltrato y el ataque gravísimo" que se ha producido contra Andalucía por el límite de la deuda autonómica, que para la comunidad supondría disponer de 3.000 millones de euros menos. "Así es imposible confeccionar el presupuesto de 2013", afirmó el presidente andaluz.

"Es un ataque a la educación y a la sanidad pública", dijo molesto. Ante este escenario, el presidente andaluz llamó a formar un frente común contra el ataque al "bienestar de los andaluces" y deslizó la idea de que el Gobierno del PP prefiere ayudar a la banca en detrimento de la sanidad y la educación pública.

"Para nosotros, el objetivo prioritario es la educación y cualquier reducción de recursos empobrece a España", afirmó el presidente andaluz, quien pidió al presidente Mariano Rajoy que reconsidere su decisión y flexibilice los límites de endeudamiento fijados para las comunidades autónomas. Afirmó que en la reunión que mantuvo con Rajoy el lunes en el palacio de La Moncloa no se habló de nada de eso. 

Griñán confirmó, además, lo anunciado ayer por su consejera de Economía: que Andalucía presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la limitación de deuda impuesta por el Gobierno.

Griñán también se quejó del trato desigual que en su opinión da el Gobierno del PP a determinados territorios. Con amargura dijo de que las limitaciones anunciadas por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, obliga a la Junta a un recorte extra de 2.700 millones de euros, mientras que otras comunidades se les permite un endeudamiento superior al andaluz.  "Hay dos comunidades autónomas [Andalucía y Asturias] a las que se les ha modificado el régimen de endeudamiento y ambas tienen presidentes socialistas".

El presidente concluyó que la decisión "rompe la igualdad de todos los españoles". Una acusación que durante mucho tiempo estuvo en boca de muchos dirigentes del PP cuando los conservadores estaban en la oposición. 

Ese mensaje también fue lanzado en Madrid por la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano. "Es impresentable que se manejen con favoritismos, es decir reuniéndose con sus comunidades y aplicando reglas desiguales (...) que han generado una situación sumamente complicada", señaló Valenciano antes de agregar: "Aquí hay más de un gato encerrado".

Fuertes críticas del PP andaluz

Desde el otro lado, el del PP andaluz, las cosas se ven de forma bien distinta. El líder del PP en Andalucía, Juan Ignacio Zoido, declaraba ayer que la palabra de Griñán, "no tiene ningún valor" ya que el Gobierno autonómico ha cambiado de actitud en menos de 24 horas.

En rueda de prensa en Sevilla, Zoido añadía: "Griñán se llenó la boca el lunes hablando de cooperación y lealtad a España con el compromiso de Andalucía de cumplir el déficit en la reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y en menos de 24 horas la Junta ha cambiado su actitud por la confrontación". Calificó al presidente andaluz de "irresponsable".

"Este es el esfuerzo solidario que se exige a todas las comunidades autónomas", añadió el presidente de los conservadores andaluces. 

Por último, Zoido ha responsabilizado a los treinta años de Gobierno socialista por la situación actual de Andalucía y ha dejado claro que "hay que cumplir con la contención del déficit porque es la credibilidad que tenemos".