Archivo de Público
Viernes, 3 de Agosto de 2012

"¿Qué más quisieran los atletas españoles que ser mileuristas?"

Miguel Ángel Mostaza. Manager por excelencia del atletismo español desde el año 85. "¿Exigir a los atletas?", se pregunta, "ya se exigen ellos"

ALFREDO VARONA ·03/08/2012 - 13:58h

Miguel Ángel Mostaza durante los pasados Juegos Olímpicos de Pekín 2008.

La conversación con Miguel Ángel Mostaza, el manager de los mejores atletas españoles, no será una ráfaga de aire fresco. Al menos, esta vez, ni en estos tiempos. Lleva en el atletismo desde el año 85. Al principio, de fisioterapeuta, hasta los Juegos Olímpicos de Seúl 88. "Entonces colaboraba con la Federación". Pero había algo que le distinguía, porque "en una concentración en Canarias conocí a José Luis González, el mítico atleta de 1.500". Y descubrió que podía ayudarle a algo más que recuperarse de sus lesiones. "Yo hablaba cinco idiomas (castellano, inglés, francés, italiano y portugués)". Era una época distinta, en la que los atletas negociaban por ellos mismos. Pero Miguel Mostaza se adelantó a los tiempos e inició una carrera, que hoy casi es una leyenda. Los años lo demuestran. Ha sido el manager de Cacho, Fiz, Antón, Reyes Estévez, en definitiva, de enormes atletas españoles y portugueses como Carla Sacramento, Rui Silva, Francis Obikwelu...

Hoy, promete que, efectivamente, "cualquier tiempo pasado fue mejor". "Ahora mismo, el atletismo español está por los suelos". Y eso que Mostaza es manager de gente importante como Jesús España,  Antonio Reina, Manuel Olmedo, Arturo Casado, Álvaro Rodríguez, Lamdassem, Nelson Evora,  Natalia Rodríguez, Isabel Macias, Mayte Martinez... Pero no, por mucho que quiera no es lo mismo. Hay declaraciones suyas casi permanentes: "la crisis es tremenda en el mundo del atletismo", "hay atletas que no llegan a fin de mes" u "hoy en día, encontrar un miting en España, donde un atleta pueda ganar un euro, no llegan a cuatro"....

Quien entre ahí que pierda toda esperanza, parece

Hay que ser realistas. El deporte y la cultura han sido los más afectados por la crisis. Y, sobre todo, el atletismo, que casi nunca tuvo sponsors privados y que estaba subvencionado por el Gobierno, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos, se siente herido. He visto desaparecer, en los últimos años, más del 50% de las competiciones de élite que se celebraban en nuestro país. Hace 15 años, había entre 18 y 21 mitines de atletismo en España al aire libre,  y ahora no llegan a cuatro...

Antes de continuar, le aviso: le he llamado para encontrar el optimismo. Si todo son quejas, la gente suprimirá esta entrevista de su vida

"El corredor español medio que va a los Juegos no pasa de los 1.500 euros al mes"Yo siempre seré una persona optimista, pero por encima de todo debo ser realista. El optimismo es luchar por el presente, no decir que cualquier tiempo pasado fue mejor. Hay que luchar a muerte por salir de este bache, hay atletas que necesitan mi apoyo. Creo en su trabajo y ellos creen en mí. La esperanza es lo último que se debe de perder en la vida. Podría decir ‘ya está' y justificar que ‘está todo muy difícil', pero prefiero luchar. He ido a Londres por mi propia cuenta, he encontrado un hotel a buen precio en el centro. Es la zona donde se alojan los jefes de las grandes marcas deportivas, y yo debo estar ahí, con mi ordenador y mi disco duro en la cabeza, porque ahí es donde se consiguen los contratos para los atletas.

¿No teme que no le reciban o que le den largas?

No, en absoluto. Ya nos conocemos desde hace mucho tiempo. Toda esa gente siempre tiene un hueco para las personas que les interesan, y yo llevo 26 años en el atletismo, soy un hombre al que le piden asesoramiento y que puede dar  buenos consejos.

¿Cómo ha logrado las entradas para los Juegos? Aparte de caras, son muy difíciles ¿no? 

Sí, fatal, como siempre,  en los Juegos Olímpicos, pues todo el mundo quiere ir a los Juegos por lo menos una vez en su vida. Pero en este caso, yo no he tenido problema, pues la IAAF (Federación Internacional de Atletismo), viendo el problema que había con acreditaciones y las entradas, hizo un gran esfuerzo para ayudarnos a los representantes de atletas. Al final, y como no podía satisfacer a todo el mundo, hizo una especie de ranking de representantes de atletas y a los 20-25 primeros de dicho ranking nos ha dado las entradas gratis para asistir a todo el atletismo en los Juegos, y ¡ ojo ! costaban 7.000 eurazos. O sea, que contentos con la IAAF.

Usted fue el hombre que consiguió para ‘Marca' una entrevista con Usain Bolt durante los Juegos de Pekín 2008. ¿Cómo lo logró?

Bueno, yo es que trabajo bastante con él y con su representante Ricky Simms. Y  aclarar que no solo he conseguido entrevistas para Marca, si no también para otros medios o personas que me lo han pedido puntualmente. Los managers tenemos acuerdos entre nosotros y lógicamente nos ayudamos. De hecho, quien trajo a Bolt en su visita a España, fui yo.

Por ejemplo, hablar de Usain Bolt ya es un dato optimista. La crisis a él no le afecta y pasa el día riendo.  

"Usain Bolt. Gente como él está superprotegida contra la crisis"Por descontado que a él no le afecta. Ahora mismo, Usain (como uno de los cinco deportistas más venerados del mundo),  puede tener unos ingresos por todos los conceptos de 20 a 30 millones de euros,  y puede tener unas ganancias similares al mejor tenista o futbolista del mundo. Sólo por asistir a cualquier competición ya son 250.000 € los que cobra, más premios. Porque es el showbusiness hecho persona. Es la  imagen de los 100 metros, la prueba de atletismo que más se cotiza del mundo. Y un buen día, de pronto, apareció Usain Bolt  demostrando a los norteamericanos, que están obsesionados con la velocidad, que ellos ya no son los mejores de la especialidad. E incluso es capaz de marcar una gran diferencia con el mítico Carl Lewis. Y, sobre todo, que tiene una personalidad única, con una manera de actuar en la competición  o de concebir la vida como si fuera un eterno entretenimiento. Por eso yo digo que Blake podría ganar a Bolt en Londres. Pero para ser como Bolt tendrá que cambiar su forma de actuar en la pista y conseguir que todos los niños de Jamaica quieran ser como él. Y eso es muy difícil. Pues para llegar al gran público, no solo tienes que ser una gran deportista, que Blake lo es, pero aparte tienes que tener un don especial y una personalidad única.

 ¿Qué significa ser atleta ahora en España?

Significa vocación, constancia, paciencia, sacrificio..., es un deporte terriblemente individual...

He leído que, entre los atletas, abundan los mileuristas.

¿Qué más quisieran la gran mayoría de atletas españoles que ser mileuristas?

Entonces es verdad

No, no todos los atletas que van a los Juegos son mileuristas, pero muchos sí. Desgraciadamente, hoy en día la gran mayoría de nuestros atletas no llegan ni de lejos a los 1.000 euros. Hay algunos pocos (no más de 15-20), que entre becas, sponsors, competiciones y club pueden estar por encima de ese dinero, pero son habas contadas. Nos guste o no,  esa es la cruda realidad. Hace ocho años, en los Juegos de Atenas 2004, las cifras de ahora estarían multiplicadas por dos y hasta por tres, pero desde que comenzó  la catástrofe de los Lehman Brothers & Co. (también hay que echarles la culpa a ellos), los atletas de segundo y tercer nivel han sido los grandes afectados. No le hablo de las grandes estrellas,  como Bolt, pero sí de cualquier atleta español medio, que puede estar viviendo en la residencia Blume,  y que antes tenía unos ingresos dignos. Y ahora te cuenta que con lo que gana está muy apretado. Eso no lo cuento yo, eso es el día a día. Recuerde que un corredor de nivel alto, entre beca, club y marca deportiva, puede facturar entre unos 1.500 o 2.000 euros mensuales. No más. Y eso, para una persona que se dedica en cuerpo y alma a esto,  y que tiene una vida deportiva muy corta, es poco. Por eso yo a todos les recomiendo que estudien una carrera y que ahorren al máximo.

Conozco a atletas de los ochenta y de los noventa de nivel medio que, cuando se retiraron ya habían hecho un patrimonio

Así fue, pero hoy en día ha cambiado drásticamente, y no para bien. Hay mucho menos dinero del que hubo. Y, además, se ha producido una auténtica invasión de corredores de África, que vienen a Europa para ayudar a sus familias, algo terriblemente respetable. Pero debido a eso, el mercado se ha devaluado para los atletas europeos. Antes, en los grandes mitines tenían cantidades fijas por el mero hecho de ir; ahora, sólo hay premios para los ocho primeros y son muy difíciles de ganar. Los organizadores saben que los grandes talentos africanos aceptan esas condiciones. Antes, no. Antes, se prestaba más atención al currículum del atleta. Ahora, sólo cuenta la marca que haces en cada momento y el puesto que ocupas en la carrera. Se ha perdido la nostalgia. 

¿No hay manera de negociar por algo mejor?

R. Siempre hay posibilidades. Pero el gran problema, y lo que limita esta negociación, es la gravísima crisis económica que hay, y no solo en España. Así es muy difícil negociar. Al final 'don dinero' es el que manda, y sin dinero.. poco se puede hacer en esta vida. Imagínate cómo estará la situación que hasta las Federaciones han tenido que bajar las becas, los clubes no tienen un euro y cada vez hay menos competiciones en las que el atleta pueda ganar un céntimo. No estoy hablando de enriquecerse, estoy hablando de sobrevivir.

La vida del manager no parece fácil

Uno se entrega al atleta en cuerpo y alma, así como a su esfuerzo y procura lo mejor para el atleta, lo procura todoLa vida del manager es la que es, y siempre te tienes que adaptar a las circunstancias, como lo hace el resto de los mortales. Unas veces es fantástica y otras, no tanto. Por eso debes mantener el equilibrio en todo momento para no caerte. Uno se entrega al atleta en cuerpo y alma, así como a su esfuerzo y procura lo mejor para el atleta, lo procura todo. A veces, tu historia va más allá,  como me pasó con Obikwelu, uno de los más longevos velocistas, que fue subcampeón olímpico de 100 metros en Atenas 2004, al cual conocí viviendo en un vestuario de un estadio de Lisboa en unas condiciones infrahumanas. Estuvo toda su vida deportiva conmigo y creo que le ayudé a salir de ahí y ahora es una persona desahogada que puede llevar una vida muy digna.  Pero la vida del manager así. Conoces a un deportista joven  y nunca sabes hasta dónde puede llegar. Sabes que debes estar ahí para todo, desde asesorarle de sus contrincantes en las competiciones hasta luchar por conseguirle la mejor calle en pruebas de la Golden League, si llega a ese nivel. Y lógicamente también el dinero es algo muy importante para el deportista y su familia...

¿Hasta qué punto se puede ser exigente con los atletas en los Juegos?

Desde el punto de vista racional, hay que exigirles como a cualquier otro deportista que va. Ellos están representando a su país: además el atleta es el primero que lo concibe. No tendrá sueldo de un super deportista  profesional, pero es igual de profesional, y el primero que se va a exigir es él mismo. Pero también debemos informar a la gente que en el atletismo actual es muy difícil de conseguir medallas. Debemos tener siempre presente que el Atletismo es el deporte más abierto del mundo, y no quiero que suene a excusa. Sólo es la realidad de un deporte en el que el acceso a la élite es relativamente fácil, y además existe en todos los países del mundo. Por eso tengo la sensación de que lograr una medalla es más complicado que en otros deportes minoritarios: esto es una selección natural. Aquí están los mejores del mundo y de todos los países del mundo.

Pero en la época de Fermín Cacho en el 1.500 tampoco era fácil. Olmedo, sin embargo, ha renunciado antes de empezar los Juegos. Usted lo sabe, es su manager

Nunca fue fácil conseguir una medalla olímpica, ni tampoco le fue fácil a Fermín conseguirla. Pero Fermín era un talento de la Madre Naturaleza. Por otro lado, el año olímpico es muy difícil de llevar. Algunos tienen tanta ansiedad por hacerlo tan bien, que se entrenan más que nunca,  y a veces el organismo le dice basta. En el caso de Arturo Casado, que era otra gran opción del 1.500, ha sido una fractura de estrés el que le ha apartado de los Juegos. Y en el de Olmedo ha sido el organismo y el entrenar como una bestia el que le ha dicho basta. Son cosas que pueden pasar. Además, Olmedo ha vivido otro revés: su novia ha tenido un problema grave de salud y él es una persona muy sensible. Y, sobre todo, Olmedo tenía muy claro que, si iba a Londres, era a luchar por las medallas, no para meterse en la final.

Ha sido imposible lograr una conversación optimista, Mostaza. A estas alturas, he perdido la esperanza

Quizás su percepción pueda ser esta, pero repito que yo soy una persona optimista y positiva por naturaleza. Pero lo que también soy es muy realista.

Abel Antón decía que, si Cacho ganó el oro olímpico en Barcelona 92 con 23 años, ¿por qué no va a hacerlo David Bustos en Londres?

Si la carrera de 1.500 se pone favorable y se llega en 3.43, por ejemplo, ¿por qué no va a ganar David Bustos?Estoy de acuerdo. Si la carrera se pone favorable y se llega en 3.43, por ejemplo, ¿por qué no? El 1.500 no es como el 100, donde hay que correr a tope desde el inicio hasta el final; el 1.500 es una prueba muy táctica y a la vez muy polivalente,  dónde se pueden desarrollar, miles de carreras, dentro de una misma carrera. Por eso la hace ser una carrera tan atractiva para el espectador. Por eso creo que nuestros tres representantes Álvaro Rodríguez, Diego Ruiz y, por supuesto, David Bustos pueden estar en la final y si las circunstancias acompañan...

 Sería maravilloso y hasta necesaria esa medalla, ¿no le parece?

Sí, claro, por mí encantado...Además sería una medalla que necesita nuestro Atletismo en estos momentos. El gran Fermín ya se nos está empezando a hacer mayor, que es diferente de viejo.

Pero..., siempre hay un pero

Por supuesto, la vida está llena de peros. Le repito, no es fácil luchar contra los mejores del mundo, y menos en unos Juegos Olímpicos, dónde la realidad enseguida te pone en tu sitio. Pero, eso sí, cada uno debe ser consciente con el nivel que tiene...

¿La solución estaría en Madrid 2020?

Sin ninguna duda sería una de las grandes soluciones, y no solo para el Atletismo, sino también para el deporte español en general.