Viernes, 5 de Octubre de 2007

El cavernícola que recuerda Cantona

Se juega el Francia-Nueva Zelanda con Sebastien Chabal como estrella del equipo galo.

GONZALO CABEZA ·05/10/2007 - 19:42h

Sebatien Chabal durante un entrenamiento con la selección francesa de rugby. AFP

Un tren de mercancías cubierto de pelo fue lo único que pudo ver Masoe, jugador de los all-black, antes de que Sebastien Chabal le placase. El resultado de aquel golpe para el neozelandes fue de dos dientes menos y la mandíbula fracturada por varios sitios. Para Chabal supuso el salto al estrellato.

El deporte del balón oval ha sido muchas veces definido como un deporte de bestias jugado por caballeros, pero el francés el perfil de bestia lo ha dejado un poco de lado, el prefiere parecer bestia, al menos en el terreno de juego.

Lo primero que sorprende en Chabal es su apariencia física. Es un jugador enorme, 1,92 metros y 114 kilos de músculo. Por si fuese poco temible con su tamaño Chabal ha decidido llevar largas melenas y una espesa barba. Este feroz aspecto combina muy bien con su modo de juego. No se anda con chiquitas, es uno de los jugadores más agresivos del panorama internacional del rugby.

El jugador de aspecto cavernicola ha pasado a ser un icono en Francia. Las marcas deportivas se lo rifan, todo el mundo quiere tener un anuncio en el que el gigantón del sur del país se muestre, a ser posible, con cara fiera y ruda, que es lo que se espera de un hombre de su porte.

Pero no sólo Francia le tiene como un ídolo, en Manchester, donde juega con los Sale Sharks, también ha causado furor. Su amor por Chabal no sólo viene por su enorme carisma, también por la persona a la que les recuerda: Eric Cantona.

La similitudes entre Cantona y Chabal son evidentes. Los dos han tenido en alguna ocasión ese aspecto asilvestrado, los dos son franceses, y, sobre todo, ambos llegaron a un equipo de Manchester para liderar con talento sus equipos y así poder conducirles a las cotas deportivas más altas .
Cantona llevó al United a una de sus épocas más doradas, con varias ligas consecutivas y Chabal ha conseguido que su equipo ganase su primer título 145 años después de su fundación.

Philippe Saint-Andre, director deportivo de los Sharks, dice que a Chabal le gusta la vida en Manchester, a pesar del clima de la ciudad. Chabal ve ahora lejano el sol habitual en su Valenciennes natal, pero eso no le ha pesado para renovar por tres años con su equipo al final del año pasado. Incluso rechazó alguna oferta de equipos punteros franceses, como el Tolouse.

Saint-Andre también comenta que, como Cantona, Chabal también está trasmitiendo parte de su carácter al resto de jugadores del equipo. El gigantón, sin embargo, muestra grandes diferencias en su personalidad dentro y fuera del terreno de juego. Cuando sale del césped es un jugador callado e introvertido, lo que contrasta mucho con la fuerza y la fiereza que demuestra cuando va vestido de corto con el ocho en su enorme espalda.

Hoy Chabal se volverá a ver las caras con Nueva Zelanda. Aunque los favoritos son los all black también lo eran en el mundial del 99 y sucumbieron tras una memorable segunda mitad del quince del gallo, por lo ya saben el peligro que entraña el partido. El miedo para Masoe no será sólo deportivo, cada vez que vea la larga melena de Chabal podrá acordarse de la fuerza que puede llegar a acumular un "cavernicola" francés .