Archivo de Público
Martes, 10 de Julio de 2012

El jefe de Barclays renuncia a 25 millones de bonus por el escándalo de los tipos de interés

Bob Diamond, que presentó su dimisión, cobrará aún así su sueldo y su parte del plan de pensiones, que puede llegar a 2,5 millones.

EFE ·10/07/2012 - 12:52h

El exconsejero delegado de Barclays Bob Diamond, quien dimitió por el escándalo del Libor (el tipo de interés del mercado interbancario en Reino Unido, equivalente al euribor), ha renunciado a primas y acciones valoradas en hasta 20 millones de libras (unos 25 millones de euros) a su marcha del banco. En un comunicado, Barclays informó de que Diamond, que afrontaba presiones políticas para rechazar una indemnización millonaria, solo cobrará el salario correspondiente a un año más la contribución a su plan de pensiones, lo que se calcula que ascendería a entre 1,5 y 2 millones de libras (1,9 a 2,5 millones de euros), mientras que ha renunciado a "las primas diferidas e incentivos a largo plazo en forma de acciones".

Diamond insiste en la nota en que la manipulación de la tasa interbancaria fue acto de "unos pocos", que no reflejan la verdadera cultura de la institución, y deseó que su marcha sirva para pasar página al asunto. Barclays fue multado el 27 de junio por los reguladores británico y estadounidense con 290 millones de libras (360 millones de euros) por manipular el Libor y su equivalente europeo, el euribor, para su beneficio económico o para dar una imagen de solvencia económica durante la crisis crediticia.

El estallido del escándalo provocó la dimisión de Diamond y el jefe de operaciones, Jerry del Missier, así como la renuncia del presidente de Barclays, Marcus Agius, quien sin embargo se quedará unos meses para supervisar la selección de nuevos directivos. Agius comparece desde esta mañana ante la comisión parlamentaria del Tesoro para aclarar su responsabilidad en los intentos de falsificación del Libor efectuados por el banco entre 2005 y 2009.

El Libor, el tipo de interés al que se prestan los bancos entre sí, es de referencia mundial y se calcula a diario en Londres con las estimaciones de varias entidades sobre lo que les costaría pedir dinero prestado a sus competidores. A raíz del escándalo del Libor, por el que están siendo investigados otros bancos británicos y extranjeros, el primer ministro, David Cameron, ha puesto en marcha una investigación parlamentaria para examinar la conducta del sector bancario y otra más técnica para revisar el método de cálculo de la tasa.