Archivo de Público
Domingo, 1 de Julio de 2012

Greenpeace relaciona la fuerza de los incendios con el cambio climático

La organización ecologista advierte de que la región mediterránea es una de las zonas más vulnerables del planeta

EFE ·01/07/2012 - 12:46h

EFE - Las llamas han arrasado más de 45.000 hectáreas en el País Valencià.

Greenpeace ha advertido del aumento de la intensidad y virulencia de los incendios forestales debido al cambio climático y ha señalado que los fuegos activos en el País Valencià confirman las peores previsiones. En nota de prensa, la ONG afirma que esta situación forma parte de los escenarios vaticinados por la comunidad científica para el área mediterránea, ya que según los expertos del IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático) la región mediterránea es una de las zonas más vulnerables del planeta al cambio climático.

Recuerda la organización ecologista que en los diversos incendios que se han declarado en los últimos días en el Valle de Ayora, la Hoya de Buñol y las inmediaciones de Andilla, todos ellos en la provincia de Valencia, se han visto afectados un total de nueve municipios, han obligado al desalojo de 900 personas, han provocado el cierre de 9 carreteras comarcales, y más de 45.000 hectáreas de superficie forestal han resultado calcinadas.

Greenpeace alude asimismo a la ola de calor de los últimos días que ha batido registros de temperatura máxima para el mes de junio en algunas capitales, y la barrera de los 40 grados ha sido sobrepasada en el sur y sureste. Estas salidas de rango, ha apuntado, se suman a otros extremos climáticos vividos durante 2012 y, de manera especial, durante la pasada década y como producto del cambio climático.

Adaptar los ecosistemas a la realidad

A ello, ha referido, hay que unir el abandono rural y la falta de gestión de las masas forestales, así como una mayor interacción entre el mundo rural y urbano (urbanizaciones, actividades en la naturaleza, infraestructuras eléctricas, etc.) y la persistencia de las causas (negligencias, accidentes, rayos, intencionados) que provocan los incendios forestales.

En el año 2009, Greenpeace publicó un informe sobre los incendios Un futuro en llamas. El cambio climático y la evolución de los incendios forestales en España, en el que señalaba que los grandes incendios forestales (superiores a 500 hectáreas) suponían cada vez un mayor porcentaje de la superficie total quemada anualmente en España. La organización ecologista considera que urge adaptar los ecosistemas a esta nueva realidad y tenerla en cuenta en la planificación forestal y la política de extinción, y que hacen falta más planes de ordenación de los montes que incluyan la gestión de la biomasa y la continuidad del combustible.