Archivo de Público
Domingo, 1 de Julio de 2012

Cinco pueblos rosas del PP

Montesclaros (Toledo), Lepe (Huelva), Moclinejo (Málaga) y Getafe (Madrid) y Alcanadre (La Rioja), ejemplos de diversidad entre el partido conservador. Los toledanos, además, fueron los primeros en representar al rural en el Orgullo

PAULA DÍAZ ·01/07/2012 - 09:24h

El pueblo toledano de Moclinejos se convirtió ayer en el primero que participa en el Orgullo representando al mundo rural. PÚBLICO.ES

Tiene 447 habitantes, una extensión de 21 kilómetros cuadrados y está situado a 98 kilómetros de su capital de provincia. Pero ayer, el pueblo de Montesclaros (Toledo) hizo historia, al haberse convertido en la primera localidad rural que participa con una carroza en el desfile del Día del Orgullo LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).

Por si ese fuera poco mérito, la veintena de manifestantes que se subió a cantar y bailar en la pequeña camioneta con la que recorrieron la Gran Vía madrileña, tuvo que convencer al gobierno local para obtener los permisos para hacerlo. Y lo consiguieron, a pesar de que su alcaldesa, Elena Manzano, es miembro del Partido Popular.

Un concejal de Montesclaros: "Los armarios en los pueblos tienen dos puertas y la delantera no se abre nunca"Queremos convertirnos en un símbolo para el ámbito rural", declaró ayer el concejal de Igualdad del municipio, Alberto Libertad. "Para una asociación LGTB de Madrid reivindicar sus derechos en Madrid es relativamente fácil; pero los armarios en los pueblos tienen dos puertas: la delantera, que no se abre nunca y la de atrás, por la que salimos cuando venimos a la ciudad", lamentó el edil. "Me encanta pensar que mañana [por hoy], después de vernos, algún chaval de 17 años de cualquier pueblo de España saldrá de él", añadió.

En cuanto a las dificultades que conlleva, en ocasiones, ser homosexual y pertenecer a un partido conservador, Libertad -que ahora es independiente pero estuvo ligado a UPyD- lo tiene claro: "Yo me he ganado la confianza de mi pueblo siendo gay", sentencia. Respecto a su jefa de gobierno, del PP, asegura que, aunque no destinó fondos para su viaje orgulloso, sí echó una mano con los medios técnicos. "Como dijo alguien alguna vez, ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos", concluyó Libertad.

De hecho, Montesclaros no es el único muncipio gobernado por un partido conservador que, pese a lo que podría pensarse en un principio, apoya la fiesta de la visibilidad por excelencia. En Lepe (Huelva), todos los grupos políticos asistieron el jueves pasado al acto público en el que, tras haber aprobado una moción por unanimidad, colocaron una bandera multicolor en la fachada de la casa consistorial. El encargado de izar la tela fue el teniente alcalde de la localidad, Juan Manuel González, también del PP, que gobierna con mayoría absoluta en esta pequeña ciudad de 25.000 habitantes.

Alcalde de Lepe: "Al colectivo LGTB le han pasado cosas indeseables en una sociedad del XXI"

"Este día sirve para sentirnos solidarios con un colectivo que ha sufrido lo que todos sabemos, y le han pasado cosas que no son deseables en una sociedad moderna, en pleno siglo XXI", declaró González en el evento, informa Efe.

Aun así, fuentes municipales aclararon que la moción en la que se llegó al acuerdo para izar la bandera, se aprobó con una condición. La propuesta, promovida por IU, fue aceptada por unanimidad tras haber eliminado de la moción el apartado en el que se instaba al PP a quitar el recurso de inconstitucionalidad a la ley del matrimonio homosexual.

Pese a todo, el acuerdo adoptado pretendía "realizar una denuncia explícita contra la homofobia, lesbofobia, bifobia y transfobia" y, con la bandera en el balcón, "mostrar apoyo al colectivo y contra la homofobia", reza el texto de la moción. Además, el documento no insta al PP a retirar el recurso de inconstitucionalidad, pero sí a promover "la despatologización de las identidades transexuales e intersexuales, sin que los derechos sexuales y sanitarios de estas personas se vean perjudicados".

Asimismo, el documento, que será trasladado a la Junta de Andalucía y al Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, también pone de manifiesto el "compromiso real" del ayuntamiento de Lepe "contra los recortes sociales referidos a la prevención y el tratamiento del VIH" y con "la defensa de la diversidad familiar, luchando contra cualquier tipo de discriminación que puedan sufrir las familias homoparentales".

Alcaldes LGTB

Otros pueblos, sin llamar demasiado la atención, también demuestran su respeto al colectivo elevando al máximo poder local, la alcaldía, a hombres y mujeres LGTB que, pese a las directrices de su propio partido (PP), se presentaron a las elecciones con  la verdad por delante. Es el caso de Adelfa Gómez Gil, alcaldesa de Alcanadre (La Rioja), que en plena precampaña fue duramente criticada por unas declaraciones sobre el matrimonio homosexual y Juan Soler, alcalde de Getafe (Madrid). "Si Zapatero no hubiese aprobado el matrimonio homosexual, lo hubiese hecho Rajoy", aseguró la primera en los días previos a las elecciones municipales. En el segundo caso, la primera moción que aprobó su gobierno estaba relacionada con su apoyo a la reforma del Código Civil que su propio partido ha recurrido ante el Constitucional.

En la otra cara de la moneda existen otras localidades que en su día se erigieron como grandes defensoras de los derechos de las personas LGTB, aunque se desinflaron poco después. Este es el caso de Moclinejo, una pequeña localidad malagueña que el año pasado abrió la caja de Pandora asegurando que se convertiría, por referéndum, en el primer "pueblo gay" de España.

 La idea, pintar las casas de rosa, dejar un espacio abierto al cruising y poner nombres de ilustres LGTB en las calles fue criticada en su momento, sobre todo, por representar más una idea mercantilista que una lucha contra la discriminación del colectivo.

De hecho, aunque ese referéndum, previsto para enero de 2012, no ha llegado a producirse, fuentes del consistorio confirmaron a Público.es que el objetivo de aquella idea fue, simplemente, atraer turistas al pueblo. "Fue por un motivo económico, porque todos sabemos que el colectivo gay maneja un status generalmente alto", declararon dichas fuentes. Aun así "hoy en día no se sabe nada de todo aquello, con la crisis se ha quedado paralizado", añadieron.