Viernes, 5 de Octubre de 2007

La ONU advierte a Birmania de "serias repercusiones internacionales" si prosigue la represión

AGENCIAS ·05/10/2007 - 16:51h

El enviado especial de la ONU para Birmania, Ibrahim Gambari, sonríe durante su reunión con el primer ministro singapurense, Lee Hisien Loong. EFE

La represión de las protestas antigubernaentales en Birmania "puede tener serias repercusiones internacionales". La advertencia, lanzada por el enviado de la ONU en el país, Ibrahim Gambari, llega después de varias semanas de enfrentamiento entre la Junta Militar gobernante y miles de manifestantes que abogan por la democracia y la libertad.

A juicio de Gambari, las protestas contra el gobierno en Birmania obedecen al "profundo y extendido descontento" por las condiciones sociales y económicas del país. "Ningún país puede permitirse actuar aislado de los estándares a los cuales están sujetos todos los miembros de la comunidad internacional", ha subrayado Gambari al informar al Consejo de Seguridad de la ONU sobre su recién terminada misión en Birmania.

"El mundo no es el mismo que hace 20 años y ningún país puede darse el lujo de actuar fuera de las normas por las que se mide a todos los miembros de la comunidad internacional", ha apuntado.

Gambari ha avisado también de que "a no ser que el gobierno abra y amplíe el proceso que debe definir el futuro de Myanmar", las exigencias en favor de la democratización del país seguirán.

Represión 

Ibrahim Gambari viajó la semana pasada a Birmania para persuadir a la Junta Militar gobernante de que termine con la represión violenta de las manifestaciones, que ha dejado 10 muertos según el balance oficial, aunque muchos más según diplomáticos extranjeros, y más de 2.000 detenidos.

En la apertura de la sesión del Consejo de Seguridad, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha saludado la propuesta de la junta birmana de reunirse bajo ciertas condiciones con la líder opositora Aung San Suu Kyi. Un diálogo serio "es indispensable", ha agregado Ban.