Archivo de Público
Miércoles, 30 de Mayo de 2012

Puig no se contenta con multar a las prostitutas y pretende convertirlas en delincuentes penales

El conseller de Interior catalán aboga por incluir la prostitución callejera como delito en la futura reforma del Código Penal

PÚBLICO.ES / EFE ·30/05/2012 - 20:30h

Una mujer, ejerciendon la prostitución en el barrio del Raval, en Barcelona. (Foto de Archivo) EDU BAYER

La Generalitat de Catalunya ha dado hoy un paso más en sus intenciones de "abolir la prostitución". Pero el conseller de Interior, Felip Puig, no se conforma con la creación del fichero que identifica a prostitutas y clientes como infractores de la Ley de Carreteras de la comunidad. 

Para Puig, además de esta reforma legislativa, encaminada a prohibir la prostitución en carreteras de titularidad catalana, es necesario también un endurecimiento del Código Penal "si se quiere dar un paso más allá y lograr un carácter disuasorio".

"Hemos iniciado por la vía administrativa lo que no está contemplado por la penal", explicó el conseller en una conferencia de prensa. Por este motivo, Puig ha pedido al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, que "aproveche" la revisión y futura reforma de la normativa jurídica española para "tificar como infracción penal la prostitución en la calle" que hoy conlleva una multa administrativa para los infractores.

Asimismo, Puig avanzó que dicha medida incluiría tanto a las mujeres que ejercen en las vías públicas como a sus clientes y aseguró que la policía catalana continuará persiguiendo la explotación sexual y protegiendo a quienes quieran abandonar la profesión.

El PSC de Barcelona, en contra de sancionarlas


En Barcelona, donde las prostitutas indignadas de la ciudad se han manifestado recientemente contra el "acoso" que reciben por parte de la administración pública, los ediles del PSC presentaron hoy varias enmiendas a la propuesta de modificación de la Ordenanza de Convivencia promovida por el PPC. Si se aprueba dicha propuesta, la nueva ordenanza entrará en vigor este mismo verano.

Ante la intención de los conservadores de prohibir por completo la prostitución en la calle y sancionar con 300 euros a clientes y prostitutas sólo por negociar un servicio, los socialistas abogan por endurecer la multa (entre 1.000 y 3.000 euros) para quienes demandan sexo, pero no para las trabajadoras.

"Proponemos sancionar estrictamente la demanda de prostitución, en ningún caso a las mujeres, que creemos que se ven obligadas a ejercer la prostitución en el espacio público", detalló a los medios la concejal socialista Assumpta Escar.  "La sanción debe ser para aquel que demanda la prostitución, para disuadirlo de hacerlo y que no sea colaborador de la explotación", concluyó la edil.