Archivo de Público
Viernes, 25 de Mayo de 2012

EE.UU. lamenta la "inestabilidad" en el Líbano por el contagio del conflicto

EFE ·25/05/2012 - 16:09h

EFE - Manifestación de libaneses chiíes para exigir la liberación de catorce peregrinos que fueron tomados como rehenes por el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) cuando viajaban en autobús desde Irán en la ciudad de Alepo, al norte de Siria.

La secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, lamentó hoy el contagio del conflicto sirio al vecino Líbano, que vive desde hace dos semanas episodios de violencia entre partidarios y detractores del presidente de Siria, Bachar al Asad.

"Estados Unidos está preocupado porque los acontecimientos en Siria están contribuyendo a la inestabilidad en el Líbano", dijo Clinton en un comunicado.

"Exigimos a todas las partes a ejercer la contención y a demostrar el respeto por la estabilidad y la seguridad del Líbano, de acuerdo con las resoluciones 1559 y 1701 del Consejo de Seguridad de la ONU", añadió.

El conflicto sirio ha profundizado la división entre los libaneses, de los que una parte, encabezados por el grupo chií Hizbulá, apoya al Gobierno de Al Asad, mientras que la otra respalda la revuelta popular iniciada a mediados de marzo de 2011.

En la última semana, los choques entre partidarios y detractores del régimen sirio dejaron un total de 14 muertos y cerca de 150 heridos en Líbano, donde la tensión aumentó por el secuestro y la posterior liberación de un grupo de libaneses chiíes detenidos por rebeldes sirios en la ciudad de Alepo.

"Seguimos comprometidos con un Líbano unificado, estable, soberano e independiente", indicó Clinton, que insistió en la responsabilidad del Gobierno sirio en los episodios de violencia en el país vecino.

"Urgimos al régimen sirio a detener la violencia contra su propio pueblo e implementar por completo el plan (del enviado especial de la ONU y la Liga Árabe, Kofi) Annan", añadió. "El régimen debe comenzar una transición pacífica y democrática ahora".

La portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, reconoció hoy que, pasados 45 de los 90 días concedidos por la ONU para el despliegue de la misión de observadores en Siria, no se ha cumplido ninguno de los seis puntos del plan de Annan, con el que el régimen de al Asad se comprometió a finales de marzo.

Aunque confía en el éxito de la misión de 300 observadores, de los que 270 ya están sobre el terreno, EE.UU. "se reserva el derecho" de volver a actuar ante el Consejo de Seguridad antes de que transcurran los 90 días si considera que el plan de la ONU no está surtiendo el efecto deseado en Siria, recordó Nuland.