Archivo de Público
Jueves, 24 de Mayo de 2012

"Es la primera vez que voto para elegir al presidente en mi vida"

Los egipcios votan en masa y sin incidentes en los primeros comicios para elegir un presidente democrático

ENRIQUE RUBIO (EFE) ·24/05/2012 - 00:03h

Varios egipcios esperan para entrar a votar en un colegio electoral en El Cairo. EFE

Los egipcios se dirigieron hoy en masa y dentro de una absoluta normalidad a las urnas para votar a su primer presidente tras la caída de Hosni Mubarak, con la sensación de decidir por primera vez en sus vidas el destino de su país.

La sola celebración de unos comicios en libertad era algo inimaginable hasta hace poco más de quince meses, antes de que la presión de las protestas populares obligase a Mubarak a renunciar.

Por ello, pese a la convulsa transición que vive el país, los millones de votantes que se acercaron a los colegios electorales -es probable que la participación no se conozca hasta dentro de unos días- vivieron con la ilusión de un primerizo el momento de depositar la papeleta en la urna.

"Es la primera vez que voto para elegir al presidente en mi vida", reconocía, emocionada, Fatima El Hach en la escuela Bahezat al Badia del popular barrio de Imbaba.

Al margen del candidato elegido, un deseo era común a la mayoría de los electores: Egipto necesita estabilidad para recuperar la seguridad en las calles e impulsar la maltrecha economía.

Esa estabilidad es la que, de una manera u otra, han vendido los candidatos favoritos en la carrera presidencial, dos islamistas y dos ex altos cargos del antiguo régimen.

El último primer ministro de Mubarak y candidato continuista, Ahmed Shafiq, ha visto cómo en las últimas horas un buen número de indecisos optaban por su nombre en las papeletas, en detrimento del ex secretario general de la Liga Árabe, Amro Musa, el otro gran candidato laico.

Impredecibles resultados

Las resultados, que deberán darse a conocer el próximo martes, son impredecibles, aunque las encuestas difundidas y los testimonios recogidos apuntan a un gran apoyo al candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi.

Según las encuestas Mohamed Mursi parte como principal favorito

Mientras, el pujante Shafiq aspira a pasar también a la segunda vuelta (que se disputará los próximos 16 y 17 de junio), frente a Musa y al islamista moderado Abdelmoneim Abul Futuh, que partían como rivales a batir y que parecen haberse desinflado.

Enfundada en un "niqab" (velo que cubre toda la cara salvo los ojos), Sana Mohamed Taha explicó en el barrio de clase media de Aguza que su voto fue a parar a Shafiq "porque es alguien que tiene experiencia, y era uno de los asesores buenos de Mubarak".

"En las elecciones parlamentarias voté a los Hermanos Musulmanes, pero no esta vez, porque sus jeques nos han mentido mucho. Los Hermanos no son ángeles, y lo digo yo que voy con 'niqab', sino que entre ellos los hay buenos y malos", dijo.

Mucha participación

La gran afluencia de electores a las urnas hizo necesario extender una hora adicional la votación hasta las 21.00 hora local (19.00 GMT), cuando cerraron finalmente los colegios.

"Hay mucha participación, más de lo previsto. Es una gran fiesta democrática. Cada hora votan aquí entre 80 y 100 personas, hasta ahora no he podido ni respirar...", aseguraba entre risas el presidente de una mesa electoral en el colegio militar de secundaria de Imbaba, el juez Kamal Kurdi.

La gran afluencia ha hecho extender el horario de votación una hora más

También en Alejandría, segunda ciudad del país, largas colas de electores esperaron pacientemente su turno en los centros de votación, que abrieron sus puertas de manera puntual.

Los organizadores de los comicios parecen haber tomado buena nota del desbarajuste generalizado en las elecciones legislativas de finales de 2011 y comienzos de 2012, que propició numerosas irregularidades, y hoy los egipcios votaron en un orden y una armonía poco habituales.

Según resumió en una rueda de prensa el juez Hatem Bagato, secretario general de la Comisión Suprema Electoral Presidencial, "la primera jornada electoral ha transcurrido en paz gracias al pueblo egipcio, a los jueces y a la policía".

Tan solo se han detectado irregularidades aisladas como el reparto de propaganda electoral en algunos colegios y la celebración de actos considerados como electoralistas, según Bagato.