Archivo de Público
Miércoles, 23 de Mayo de 2012

Los líderes conservadores europeos se muestran reticentes a los eurobonos

EFE ·23/05/2012 - 18:32h

EFE - La canciller alemana, Angela Merkel se dirige a los medios tras una reunión con los ministros de los estados federados celebrada en Berlín, Alemania hoy 23 de mayo de 2012.

Los líderes europeos de partidos conservadores se mostraron hoy reticentes a la emisión de deuda común para todos los países de la zona euro, a la vez que respaldaron la austeridad como camino al crecimiento económico.

La propuesta de los eurobonos, defendida por el presidente francés, el socialista Francois Hollande, cuenta con la firme oposición de la canciller alemana, la conservadora Angela Merkel, y será una de las cuestiones protagonistas de la cumbre informal de la Unión Europea sobre crecimiento que se celebra hoy en Bruselas.

A su llegada a la tradicional reunión de líderes del Partido Popular Europeo previa a la cumbre, varios primeros ministros han respaldado la receta alemana de austeridad y han expresado su rechazo a la mutualización de la deuda.

"No estoy a favor (de los eurobonos), durante demasiados años demasiados países han tenido préstamos a precios demasiado bajos, no quisiera que este problema se institucionalizase creando los eurobonos", afirmó el primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen.

El primer ministro búlgaro, Boyko Borissov, también se mostró poco proclive a la mutualización de la deuda al afirmar que respalda firmemente el crecimiento "pero sobre la base de la disciplina fiscal, antes que sobre la base de nuevos créditos".

"Pensamos en las próximas generaciones y no queremos que la nuestra viva en su detrimento", afirmó Borissov.

El Taoiseach de Irlanda, Enda Kenny, fue el único que dejó la puerta abierta a los bonos, al señalar que consideraba "justo que se exploren todas las opciones posibles".

Kenny también expresó su respaldo a que se utilice el fondo de rescate europeo para recapitalizar a la banca, ya que esto iría "claramente en el interés de Irlanda", país que ha tenido que recurrir a un rescate europeo, al igual que Portugal y Grecia.

Además, se mostró a favor de adoptar una "agenda firme del crecimiento", un concepto del que ha hecho bandera François Hollande.

En este sentido, el líder de los partido conservador griego Nueva Democracia (ND), Antonis Samarás, el más votado en las pasadas elecciones helenas, advirtió hoy de que las políticas de crecimiento son "cruciales para Europa y decisivas para Grecia".

Por su parte, el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, consideró que no hay que esperar "cambios dramáticos" en las posturas de los países sobre los eurobonos en la reunión de hoy.

La hipotética salida de Grecia de la zona euro, es otra de las cuestiones que acaparan toda la atención antes de la cumbre informal de la UE.

El primer ministro de Finlandia confió en que el país heleno seguirá en la moneda única, aunque recalcó que Atenas debe cumplir con las reformas pactadas en el segundo rescate financiero.

"Al pueblo griego le diría que todo el mundo tiene que pagar su parte en la crisis y que la Eurozona ha hecho mucho por Grecia, por lo que espero que el país tenga un Gobierno que esté dispuesto a asumir los compromisos acordados", afirmó Katainen.

"Ya hemos dado mucho dinero a Grecia y la eurozona ha hecho lo que tenía que hacer, ahora estamos esperando a los griegos", señaló.

Por su parte, Borissov se mostró convencido de que Grecia superará tanto la crisis política como la económica, pero advirtió al país heleno de que "por principio, uno debe gastar exactamente lo que produce", aludiendo a su abultada deuda pública.

El primer ministro búlgaro consideró que solo se podría dar más tiempo a Grecia para cumplir con sus compromisos si Atenas presenta una "estrategia clara" y se compromete a cumplir.