Archivo de Público
Miércoles, 23 de Mayo de 2012

El nuevo presidente de Asturias, pendiente de IU y del plan de ajuste

El socialista Javier Fernández, investido con 23 votos a favor (los de su grupo, IU y UPyD) y 22 abstenciones (las del PP y Foro)

EFE ·23/05/2012 - 18:07h

EFE - Javier Fernández (d), nuevo presidente del Gobierno de Asturias, saluda a su antecesor en el cargo Francisco Álvarez Cascos (i).

El socialista Javier Fernández ha asumido este miércoles la presidencia de Asturias con el reto puesto en la elaboración inmediata de un plan de ajuste que evite la intervención de las cuentas regionales y pendiente de la negociación abierta esta semana con IU para su posible integración en el gobierno regional.

Fernández ha sido investido presidente con el apoyo de los 17 diputados del PSOE, los cinco de IU y el único parlamentario de UPyD (23 en total), mientras que los 22 parlamentarios que suman Foro y PP se han abstenido en la votación con la que hoy se cerró el pleno de investidura.

A lo largo de casi seis horas de debate, todos los grupos se posicionaron ante el discurso de investidura de Fernández, empezando por el único diputado de UPyD, Ignacio Prendes, que al final de su intervención provocó, primero la sorpresa, y después la sonrisa de cuantos seguían su discurso, al asegurar que no iba a dar su voto al candidato socialista, sino que se lo iba a prestar.

Su voto, amarrado la semana pasada en un acuerdo de legislatura gestado entre socialistas y el partido magenta tras más de un mes de negociaciones, era crucial para que Fernández saliese elegido hoy en primera votación.

Fernández espera cerrar el pacto de gobierno con IU para anunciar la composición del mismo

El apoyo de IU ya había sido anunciado hace semanas, pero no así la posibilidad de que se sumase a un gobierno de coalición, acuerdo que fuentes cercanas a la negociación han señalado a EFE que podría cerrarse hoy mismo para que pueda ser sometido mañana a un referéndum vinculante entre las bases de la coalición.

Esta circunstancia ha provocado que el presidente electo no haya podido anunciar al término del debate de investidura, como es habitual, la composición de su futuro gobierno que no se conocerá antes del viernes o del sábado, jornada en la que tomará posesión.

Fernández relevará así a Francisco Álvarez-Cascos, que ha presidido el Principado durante la octava legislatura, que con una duración de poco más de ocho meses, ha sido la más corta de la historia de la comunidad autónoma.

Álvarez-Cascos prefiere no intervenir en el turno de réplica a Fernández

El ya expresidente del Principado y líder de Foro Asturias, el segundo en felicitar a Fernández tras su investidura -la primera fue la presidenta y portavoz parlamentaria del PP, Mercedes Fernández- ha evitado dar la réplica a Fernández y dejó la intervención de su grupo en manos de la portavoz parlamentaria, Cristina Coto.

Ésta última ha cuestionado la credibilidad del programa de Gobierno de Fernández por haber acudido a la sesión de investidura con acuerdos inestables y un pacto "oculto" con IU.

Desde la coalición, sin embargo, su portavoz, Jesús Iglesias, ha considerado que la sociedad asturiana ha pedido al conjunto de la izquierda que ponga en marcha una alternativa al "ciclo de fracaso" que ha supuesto el Gobierno de Cascos durante el último año.

Movilización minera y plan de ajuste

En una jornada en la que se han iniciado también las movilizaciones de los mineros, que han levantado barricadas y cortado carreteras, la defensa del carbón ha centrado buena parte de la intervención de la portavoz popular, que se ha comprometido a colaborar con Fernández en defensa de la minería del carbón.

Previamente, el todavía candidato había pedido a la portavoz popular que utilizase "el aval y apoyo que le dio Mariano Rajoy" a la hora de designarla como candidata a la presidencia del Principado para apoyar la minería del carbón y evitar así el cierre de muchos pozos asturianos, condenados por una drástica reducción de ayudas.

Fernández ha reclamado también el apoyo del PP para poder realizar un plan de ajuste por importe de 616 millones de euros que no sea una "chapuza" sino que pueda ser "fiable y creíble". Asturias dispone de poco más de una semana para presentar un plan de ajuste, después de que el presentado por el Ejecutivo de Cascos fuese rechazado por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, un plazo que el presidente electo considera escaso.

Fernández también ha anunciado que tiene previsto acometer la construcción de una incineradora, cuestionada por IU y paralizada por el Gobierno de Cascos, y que va a poner en marcha el nuevo Hospital Central, ya finalizado, en cuanto sepa cuál es la disponibilidad financiera de la administración autonómica.