Archivo de Público
Viernes, 18 de Mayo de 2012

El jefe de los observadores dice que no pueden reducir la violencia en Siria

EFE ·18/05/2012 - 01:53h

EFE - Imagen cedida por la ONU del subsecretario general de la ONU para Operaciones de Paz, Hervé Ladsous. EFE/Archivo

El jefe de la misión de observadores de la ONU desplegados en Siria, general sueco Robert Mood, aseguró hoy que su presencia en el país no garantiza la reducción de la violencia y que solo el diálogo puede solucionar la crisis siria.

En una rueda de prensa en Damasco, Mood destacó que los observadores no pueden por sí mismos lograr una reducción considerable de la violencia a menos que se desarrolle un diálogo entre todas las partes sirias enfrentadas dentro y fuera del país.

"Estoy convencido más que nunca que la continuación de la violencia no puede solucionar esta crisis", añadió el general sueco, según difundió la agencia oficial de noticias Sana.

Además, Mood apuntó en declaraciones a la cadena catarí Al Yazira que los actos de violencia continúan y representan un "desafío" para los observadores, que "no pueden zanjar todos los problemas" ni "presentar ninguna solución si no cesan los enfrentamientos".

"Solo el diálogo puede solucionar el problema", añadió.

El jefe de la misión destacó que actualmente hay desplegados en Siria un total de 260 observadores procedentes de 60 países y mostró su esperanza en que su número aumente a final de este mes hasta los 300, tal y como se acordó en el Consejo de Seguridad de la ONU.

Pese a las dificultades que están encontrando en el terreno, incluidos varios ataques al paso de sus vehículos, Mood expresó su satisfacción por el "rápido" despliegue de los observadores y por el buen recibimiento que están teniendo por parte de las autoridades sirias y grupos opositores.

Los observadores internacionales se encuentran en Siria para supervisar el cumplimiento del plan de paz del enviado especial conjunto del secretario general de la ONU y de la Liga Árabe para Siria, Kofi Annan.

Esta iniciativa estipula el fin de la violencia, la retirada de los tanques de las ciudades, la liberación de los detenidos de forma arbitraria y el inicio de un diálogo entre el Gobierno y la oposición, entre otros puntos.

Por otro lado, el portavoz de Annan, Ahmed Fawzi, anunció hoy desde Ginebra que el mediador viajará próximamente a Siria, aunque todavía no hay una fecha fija.

De acuerdo con los datos de la ONU, desde marzo de 2011 más de 10.000 personas han perdido la vida en Siria por la violencia, unas 230.000 se han desplazado de forma interna y más de 60.000 han buscado refugio en países limítrofes, como Turquía y el Líbano.