Archivo de Público
Jueves, 17 de Mayo de 2012

Dolor de espalda tiende a mejorar rápido, pero no por completo

Reuters ·17/05/2012 - 16:48h

Por Amy Norton

Si bien el dolor de espalda suele desvanecerse bastante rápido puede persistir durante varios meses, según un estudio.

"La buena noticia es que si un paciente consulta al médico por dolor de espalda, mejorará rápidamente, y algunos más que otros", dijo el coautor del estudio, Christopher G. Maher, del Instituto George de Salud Mundial, Sídney, Australia.

La noticia no tan buena es que, en promedio, las personas con dolor de espalda baja siguen teniendo síntomas un año después.

"El dolor de espalda suele ser un trastorno prolongado y recurrente, de modo que la solución rápida no es una realidad para la mayoría de los pacientes", dijo Maher por correo electrónico.

En Estados Unidos, los Institutos Nacionales de Salud estiman que la población gasta por lo menos 50.000 millones de dólares por año en tratamientos del dolor de espalda.

Los sintomas pueden durar unos pocos días o semanas en algunos casos. Pero en otros, el dolor es más persistente (el dolor de espalda baja de tres meses o más se considera crónico o persistente).

El equipo de Maher determinó que las personas que recibían tratamiento para el dolor de espalda persistente eran especialmente propensas a seguir con síntomas al año siguiente.

Los resultados, publicados en Canadian Medical Association Journal, surgen de un análisis de estudios publicados sobre cómo evolucionan los pacientes con dolor de espalda baja con la medicina del "mundo real".

Los estudios incluyeron a casi 11.200 pacientes. Algunos tenían dolor de espalda "agudo" (menos de tres meses) y otros, persistente. Todos habían consultado al médico por el dolor.

Los participantes con dolor agudo tenían 52 de 100 puntos de molestia, según una escala estandarizada aplicada en la primera consulta médica. A las seis semanas, el puntaje era de 23 y al año, de seis.

A las personas con dolor de espalda persistente no les fue tan bien. Comenzaron con un puntaje promedio de 51, mejoraron a 33 en seis semanas y llegaron al año con 23 puntos.

Los pacientes con dolor agudo o persistente tuvieron una recuperación bastante rápida de la "discapacidad", como la dificultad para agacharse o levantar objetos. Al año, ambos grupos tenían discapacidad leve.

Para Maher, los resultados sugieren que las personas con dolor de espalda persistente deberían tener en cuenta que es un trastorno que demanda un manejo clínico en el largo plazo.

"Deberían considerarlo similar al asma o la diabetes, en los el estilo de vida saludable y el autocontrol son claves para la calidad de vida", dijo Maher.

¿QUE ELIMINA EL DOLOR DE ESPALDA?

El análisis no dice cuáles son los tratamientos más efectivos. En los estudios, los participantes habían recibido distintas terapias.

Según las guías del Colegio Médico de Estados Unidos y la Sociedad Estadounidense del Dolor, existen "buenas" evidencias de que el dolor agudo de espalda puede mejorar con analgésicos de venta libre, calor y actividad física.

Para el dolor de espalda persistente, los analgésicos y la fisioterapia son efectivos. También existen pruebas que apoyan la terapia de manipulación vertebral y la terapia cognitiva conductual.

"La mayoría de las personas con un episodio de dolor de espalda baja sin complicaciones no necesita consultar al médico", dijo Rachelle Buchbinder, profesora de la Universidad Monash, Malvern, Australia, y autora de un editorial sobre el estudio.

"Pueden autocontrolar el dolor con analgésicos, si los necesitan, y sin suspender sus actividades cotidianas", dijo por correo electrónico.

Pero existen excepciones. El dolor grave es una y otra sería el caso de un adulto mayor sin antecedentes de problemas de espalda (el dolor de espalda baja puede ser un signo de una enfermedad grave, como algunos cánceres o la fractura de la columna).

Además, Buchbinder comentó que la mayoría de las personas con dolor de espalda baja no necesitan que se les realice una radiografía porque, básicamente, es inútil. De modo que si el médico indica hacerla, la doctora aconsejó preguntarle la causa y pedir otra opinión.

FUENTE: Canadian Medical Association Journal, online 14 de mayo del 2012.