Archivo de Público
Martes, 15 de Mayo de 2012

Decenas de muertos y un vehículo de la ONU dañado en un ataque del régimen sirio

EFE ·15/05/2012 - 14:12h

EFE - Foto proporcionada por la agencia de noticias siria SANA en la que se muestran los trabajos de reconstrucción en los emplazamientos donde se produjeron las explosiones de dos coches bomba en Damasco (Siria), el pasado sábado, 12 de mayo de 2012.

Varias decenas de civiles murieron hoy en un ataque de las fuerzas del régimen sirio contra un funeral en la provincia septentrional de Idleb, en el que resultó dañado un vehículo de los observadores de la ONU desplegados en esa zona, informaron a Efe fuente opositoras.

El portavoz del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), Sami Kurdi, explicó que las tropas abrieron fuego contra los participantes en las exequias de un activista fallecido la víspera en la localidad de Jan Sheijun, pese a que los 'cascos azules" se encontraban presentes.

Kurdi indicó que en el ataque fallecieron unas 50 personas y más de un centenar resultaron heridas, mientras que el activista de esa localidad Muyahid al Dugaim dijo a Efe que por el momento han podido identificar a 25 cadáveres, sin descartar que hubiera más víctimas.

Por su parte, el activista Abu Hamam afirmó que hay decenas de heridos en las calles a los que no han podido prestar atención médica ante las agresiones de los soldados e informó de que el grupo de observadores estaba compuesto por seis personas y tres vehículos.

En cuanto a los expertos de la ONU, el portavoz del ELS señaló que las tropas leales al presidente sirio, Bachar al Asad, también utilizaron tanques durante esta masacre y que uno de los proyectiles impactó en un coche de la misión, sin causar víctimas entre sus miembros.

Según varios vídeos realizados por activistas a los que tuvo acceso Efe, el proyectil dañó la parte delantera del vehículo, que junto con otros tres arrancó con rapidez para alejarse del lugar del incidente.

Kurdi agregó que los expertos de la Misión de Supervisión de Naciones Unidas en Siria (UNSMIS) se encuentran ahora bajo la protección de los rebeldes en Jan Sheijun.

El pasado domingo, un vehículo de los observadores recibió el impacto de una bala cerca de la ciudad de Homs (centro), aunque ninguno de los integrantes de la misión que iba en su interior resultó herido.

La UNSMIS cuenta ya con 189 observadores y 61 miembros de personal civil, encargados de verificar el cumplimiento del plan de paz para Siria del mediador internacional Kofi Annan, que incluye el cese de las hostilidades.

Pese al alto el fuego, en vigor desde el pasado 12 de abril, la represión contra los civiles continúa y en los últimos días se han recrudecido los enfrentamientos entre los rebeldes y el Ejército sirio.

Desde el comienzo de la revuelta contra Al Asad en marzo de 2011, más de 10.000 personas han muerto por la violencia en Siria, según datos de la ONU, que cifra en 230.000 los desplazados internos y en más de 60.000 los refugiados en países limítrofes, como Turquía y Líbano.