Viernes, 5 de Octubre de 2007

La Fundación March conecta romanticismo y abstracción a través del paisaje

EFE ·05/10/2007 - 18:05h

EFE - La Fundación Juan March inaugura su temporada expositiva con la muestra "La abstracción del Paisaje. Del romanticismo nórdico al expresionismo abstracto". EFE

Ciento veinticuatro obras de veintiséis artistas europeos y norteamericanos vinculan, a través de casi dos siglos de arte, el nacimiento de la abstracción pictórica desde el espíritu del paisaje romántico, en la exposición que hoy se inaugura en la Fundación Juan March.

Inspirada en la propuesta que el historiador del arte Robert Rosenblum (EEUU,1927-2006) plasmó en su libro "La pintura moderna y la tradición del romanticismo nórdico. De Friedrich a Rothko", la muestra, con la que la Fundación abre la temporada, ofrece obras que permiten comprobar y disfrutar de la "verosimilitud plástica" del argumento desarrollado por el historiador.

Rosenblum planteó la conexión existente entre la tradición romántica del norte de Europa -desde "El monje junto al mar" de Caspar David Friedrich- hasta las pinturas creadas para lo que después se denominaría "Capilla Rothko", ocupándose de toda la tradición pictórica del norte en la que se inscribían, además de los románticos alemanes, artistas como Turner, Constable, Van Gogh, Munch, Kandinsky, Mondrian, Klee, Nolde o Ernst, todos ellos presentes en la exposición que permanecerá abierta hasta el 13 de enero del próximo año.

Con obras procedentes de más de una veintena de museos europeos y americanos y de colecciones particulares, el recorrido se inicia con la presentación de tres paisajes a la sepia de Caspar David Friedrich que han sido calificados como los incunables del romanticismo alemán.

Se trata de tres dibujos del primero de sus ciclos (1803) dedicados a "Las estaciones del año. Primavera, Otoño e Invierno", perdidos desde 1935 y recientemente reencontrados, que solo se han exhibido en una pequeña exposición berlinesa que los mostró una vez restaurados.

Paisajes de otros autores pertenecientes a la "tradición nórdica" como Philip Otto Runge, Dahl, Oehme, Carl Gustav Carus, Carl Blechen, Turner, John Robert Cozens o John Constable, dan paso a los llamados "luministas" americanos del XIX, como Church, Cole, Heade o Bierstadt; y a autores que se encuentran en la transición del XIX al XX y en pleno siglo XX: Van Gogh, Mondrian, Munch, Nolde, Paul Klee, Kandinsky o Ernst, entre otros.

Ponen fin a la exposición obras de las principales figuras del expresionismo abstracto norteamericano: Mark Rothko, Adolph Gottlieb, Barnett Newman, Jackson Pollock o Georgia O'Keefe, a los que se unen dibujos de dos artistas europeos contemporáneos -Anselm Kiefer y Gerhard Richter- en los que la pervivencia del paisajismo romántico es explícita y peculiar. Se trata de dos de los artistas vivos más cotizados con una gran conciencia de la tradición pictórica.

Aunque la muestra parte de las teorías desarrolladas por Rosemblum, en ella se pasa del plano del concepto académico "al plano de una percepción sensible a través de los cuadros", afirmó Gomá, director de la Fundación, para quien la tesis de la muestra es sencilla y se centra en una secuencia de cuadros en los que se puede ver cómo los románticos produjeron un tipo de paisaje que acabaría desembocando en el expresionismo americano.

El concepto de lo sublime, afirmó el director, inspira el paisaje. "Existe una línea de continuidad clarísima entre el paisaje romántico y el expresionismo abstracto, lo sublime absoluto".