Archivo de Público
Lunes, 14 de Mayo de 2012

Juristas piden a Israel poner fin a la detención administrativa de palestinos

EFE ·14/05/2012 - 11:34h

EFE - Un activista palestino protesta en una falsa celda durante una manifestación en Ramala (Cisjordania) hoy, kunes 14 de mayo de 2012, durante una manifestación en protesta de solidaridad con los prisioneros palestinos encarcelados en Israel y contra las condiciones de las cárceles israelíes.

La Comisión Internacional de Juristas (CIJ) pidió hoy al Gobierno de Israel poner fin a "la práctica abusiva" de las detenciones administrativas de palestinos y garantizar el trato médico a los prisioneros que se pongan en huelga de hambre.

Israel y una representación de presos palestinos llegaron este lunes a un acuerdo para poner fin a una huelga de hambre que mantenían desde hace meses alrededor de 1.500 presos palestinos para protestar contra las condiciones de su confinamiento.

Según la CIJ, los palestinos detenidos y presos ven negado "de manera regular" su derecho a mantener contacto y correspondencia, y a ser visitados por sus familias, así como a tener acceso regular a médicos independientes y a sus abogados.

"Bajo el derecho internacional, la detención administrativa es ilegal, con contadas excepciones en el caso de que se adopten medidas excepcionales y temporales", señaló la CIJ en un comunicado.

"Sin embargo, Israel recurre de manera rutinaria a detenciones administrativas prolongadas, que son ilegales, de individuos de los territorios palestinos ocupados, en algunos casos como alternativa a los procedimientos penales", indicó Saïd Benarbia, asesor legal del programa para Medio Oriente y el norte de África de la Comisión.

La CIJ también expresó su "grave preocupación" por el hecho de que los detenidos en huelga de hambre "hayan podido ser sometidos a diversas formas de coerción, que pueden constituir un caso de malos tratos en virtud del derechos internacional".

Esas posibles coerciones incluirán la utilización de esposas y grilletes, la imposición de multas y el tratamiento médico forzado.

"A menos que estos detenidos sean inculpados de delitos penales reconocidos internacionalmente, tienen que ser puestos en libertad de manera inmediata e incondicional", afirmó Benarbia.