Archivo de Público
Miércoles, 2 de Mayo de 2012

La histerectomía no está asociada con un aumento del riesgo de depresión: estudio

Reuters ·02/05/2012 - 18:16h

Por Andrew M. Seaman

Un equipo que estudió a casi 2.000 mujeres de mediana edad durante 10 años halló que aquellas con una histerectomía, con o sin extirpación de los ovarios, eran tan propensas a desarrollar depresión o ansiedad como las que llegaron a la menopausia naturalmente.

En todos los casos, esos síntomas disminuyeron en unos pocos años.

"Por lo menos en las mujeres de mediana edad (...) los síntomas anímicos no serían una preocupación a considerar al decidir una histerectomía y una ooforectomía", dijo la autora principal, Carolyn Gibson, del Departamento de Psicología de la University of Pittsburgh.

Gibson señaló la importancia de estos resultados debido a que la histerectomía es una práctica muy común. Cada año, en Estados Unidos, se les extirpa el útero a unas 600.000 mujeres, según muestran las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC por su sigla en inglés).

Para el equipo, entre el 55 y el 80 por ciento de las mujeres a las que se les realiza una histerectomía también se les extirpan los ovarios (ooforectomía). Dado que los ovarios producen estrógeno, extirparlos induce la menopausia casi inmediatamente.

Ya sean naturales o inducidos, los cambios hormonales que llevan a la menopausia favorecen la aparición de síntomas como la ansiedad, la depresión, el insomnio o los sofocos.

En una base de datos especializada, el equipo de Gibson identificó a unas 2.000 mujeres de entre 42 y 52 años en 1996 y 1997. El seguimiento duró más de una década.

En ese período, 1.793 llegaron a la menopausia naturalmente, a 76 se les había realizado una histerectomía electiva, y a 101 se le habían extirpado los ovarios durante el procedimiento.

Todas las participantes eran premenopáusicas al inicio del estudio y obtuvieron casi el mismo resultado según una escala de cero a 60 puntos para evaluar la depresión (a mayor puntaje, mayor gravedad de la depresión). Menos de 16 puntos son valores normales.

En los tres grupos de mujeres, la depresión disminuyó de manera progresiva por igual desde la llegada a la menopausia hasta el final del estudio.

En el grupo que llegó naturalmente a la menopausia, el puntaje pasó de 8,6 a 7,8, mientras que en el grupo con histerectomía, lo hizo de 9,37 a 9,08 y en el grupo al que se le extirparon los ovarios, de 10,96 a 8,91.

Ellen Freeman, profesora de obstetricia y ginecología de la Facultad de Medicina de la University of Pennsylvania, consideró importante aclarar que los resultados no quieren decir que la mujer promedio no desarrollará depresión después de la menopausia, sino que los síntomas disminuyen y con la misma tendencia en cada grupo.

En la revista Obstetrics & Gynecology, el equipo escribe que los resultados sugieren que los síntomas de depresión y ansiedad disminuirían a medida que las mujeres atraviesan la posmenopausia.

De todos modos, aclara que no serían aplicables a otras poblaciones, como las mujeres con antecedentes de trastornos anímicos.

FUENTE: Obstetrics & Gynecology, mayo del 2012