Archivo de Público
Martes, 1 de Mayo de 2012

La FINA destaca el comportamiento de Oen tras la tragedia de Utoya y Oslo

EFE ·01/05/2012 - 15:03h

EFE - El nadador noruego Alexander Dale Oen durante la semifinal masculina de los 100 metros braza en los campeonatos de Natación FINA en Shanghai, China. EFE/Archivo

La Federación Internacional de Natación (FINA) destacó hoy el comportamiento del bracista Dale Oen el pasado mes de julio cuando se impuso en la final de los 100 metros braza en Shanghái (China) después de los asesinatos en la isla de Utoya y Oslo.

Oen, campeón del mundo de 100 metros braza y subcampeón olímpico en los Juegos de Pekín 2008, falleció de un ataque al corazón en un entrenamiento de alto rendimiento realizado en Arizona, en los Estados Unidos, informó hoy la Federación Noruega de este deporte.

Según sus compañeros de entrenamiento, el nadador se desplomó en la ducha y todos los esfuerzos por reanimarlo fueron infructuosos.

La FINA hizo pública una nota en la que lamenta el fallecimiento de Oen y afirma que en la memoria de todos está el comportamiento del atleta cuando ganó la final del mundial.

"Su imagen fue uno de los momentos más intensos de los campeonatos", recuerda el comunicado, que afirma que la FINA comparte el dolor de la Federación Noruega y de toda su familia, al tiempo que les envía sus condolencias a sus amigos y familiares.

Rememora que fue una de las revelaciones de Pekín 2008 cuando se hizo con la medalla de plata en los 100 braza y uno de los que más talento tenía en su estilo, en el que ganó por primera vez una medalla de oro para su país en unos mundiales en julio 2011. EFE

fc

Oen, campeón del mundo de 100 metros braza y subcampeón olímpico en los Juegos de Pekín 2008 en esa distancia, falleció de un ataque al corazón después de un entrenamiento de alto rendimiento realizado en Arizona, informó hoy la Federación Noruega de este deporte.

Per Sune Eknes, presidente de la federación, confirmó en un comunicado el fallecimiento de Alexander Dale Oen, de 26 años, tras un entrenamiento en Flagstaff (Estados Unidos), donde se entrenaba con el equipo de su país y preparaba los Juegos de Londres 2012.

Según sus compañeros de entrenamiento, el nadador se desplomó en la ducha y todos los esfuerzos por reanimarlo fueron infructuosos.