Archivo de Público
Lunes, 30 de Abril de 2012

No es necesaria terapia hormonal continua en pacientes con cáncer prostático avanzado

Reuters ·30/04/2012 - 17:27h

Por Megan Brooks

Un equipo de Finlandia publica en Journal of Urology que cuando el cáncer prostático localmente avanzado o con metástasis responde a la terapia hormonal durante la inducción con terapia de privación de andrógeno (TPA), la privación intermitente de andrógeno (PIA) es una alternativa "viable, efectiva y segura" de la privación continua de andrógeno (PCA).

En esos pacientes, la PIA no eleva el riesgo de muerte más que la PCA, según concluye el equipo del doctor Arto J. Salonen, del Hospital Universitario de Kuopio. De todos modos, aclara que los pacientes con los cánceres más avanzados y agresivos no son los mejores candidatos para la PIA.

"La respuesta del nivel de PSA a la inducción con la TPA es clave para determinar si los pacientes pueden recibir PIA (y la TPA, también)", dijo Salonen.

Entre mayo de 1997 y febrero del 2003, el equipo reunió a 852 hombres con cáncer prostático localmente avanzado o con metástasis atendidos en 27 consultorios de Finlandia para participar de un ensayo clínico abierto, aleatorizado, controlado, paralelo al Estudio FinnProstate VII.

Todos recibieron por vía subcutánea 3,6 miligramos (mg) de acetato de goserelina análogo de la hormona liberadora de la hormona luteínica (LHRH, por sus siglas en inglés) cada 28 días, durante 24 semanas antes de la randomización.

Para minimizar los brotes, se administraron 100 mg de acetato antiandrogénico de ciproterona dos veces por día durante los primeros 12,5 días.

Los 554 pacientes en los que disminuyó el nivel de PSA a menos de 10 ng/mL o un 50 por ciento o más, si era menor que 20 ng/mL al inicio del estudio, se reubicaron al azar en los grupos tratados con PIA (274 pacientes) o PCA (280 pacientes).

"Los pacientes con el cáncer prostático más avanzado y agresivo, y con un nivel alto de PSA previo al tratamiento, no tuvieron una respuesta bioquímica adecuada de PSA a la TPA en el análisis intermedio ni fueron candidatos para la PIA (298 o el 35 por ciento de los 852 pacientes con cáncer prostático avanzado M0 o M1)", dijo Salonen a Reuters Health.

Fue "algo sorpresivo" que tantos hombres no pudieran ser candidatos para la randomización, admitió Salonen, "porque la tasa de respuesta a la TPA durante el tratamiento del cáncer de próstata es del 80 por ciento".

En el grupo tratado con PCA, los pacientes siguieron recibiendo el acetato de goserelina o fueron sometidos a una orquiectomía bilateral.

En la cohorte tratada con PIA, se suspendió el análogo de la LHRH después de la randomización y se continuó, junto con el acetato de ciproterona, durante por lo menos 24 semanas cuando el nivel de PSA superaba los 20 ng/mL o el nivel inicial.

La administración se volvió a suspender con el mismo criterio para la randomización.

De los 554 pacientes asignados a un tratamiento al azar, el 71 por ciento murió durante los 65 meses de seguimiento promedio. Se registraron 186 muertes en el grupo tratado con PIA y 206 en el grupo tratado con PCA (un 68 versus un 74 por ciento).

El cáncer prostático fue la causa de muerte en 248 casos: 117 en el grupo tratado con PIA y 131 en el grupo tratado con PCA (un 43 versus un 47 por ciento).

El intervalo promedio entre la randomización y la progresión del cáncer fue más prolongado, aunque no estadísticamente, en el grupo tratado con PIA que en el grupo tratado con PCA (34,5 versus 30,2 meses).

No se registraron diferencias estadísticas en el intervalo promedio hasta la muerte por cualquier causa (45,2 y 45,7 meses, respectivamente), la muerte por cáncer prostático (45,2 y 44,3 meses) y la falta de respuesta al tratamiento (29,9 y 30,5 meses).

El equipo no observó un retraso significativo en la aparición de la resistencia a la terapia hormonal o un aumento de la supervivencia. "De este modo, la PIA no fue superior a la PCA", agregó.

Salonen opinó que "la PIA es una buena opción terapéutica para el tratamiento del cáncer prostático avanzado en pacientes con respuesta hormonal durante la inducción con TPA".

La PIA "debería considerarse la terapia estandarizada para el cáncer prostático" en esos pacientes, según concluye el equipo.

Los autores destacan también que su uso reduce los costos de la terapia durante los períodos de descanso, a la vez que aclaran que en esos períodos el seguimiento, que debe ser aún más cuidadoso, puede elevar los costos para el sistema de salud.

FUENTE: Journal of Urology, 2012