Archivo de Público
Miércoles, 30 de Enero de 2008

Un pequeño respiro para el atún rojo mediterráneo

El Gobierno garantizará que la pesca española es sostenible mediante etiquetas de trazabilidad

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·30/01/2008 - 20:33h

AFP - Pesquería de atún rojo en las almadrabas de Zahara de los Atunes (Cádiz).

"La situación del atún rojo está próxima al colapso", advierten los científicos de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICAAT, en sus siglas en inglés) desde hace meses. La pesca milenaria de artes tradicionales en las almadrabas del sur peninsular se enfrenta con pesquerías ilegales, en las que se emplean incluso avionetas para el avistamiento de ejemplares y se falsifican las cifras de las capturas.

Para evitar su extinción, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación proporcionará etiquetas de trazabilidad a los pesqueros españoles, para garantizar que el atún rojo es capturado de forma sostenible y con métodos tradicionales. "Se trata de apoyar la lucha contra la sobreexplotación pesquera y las pesquerías ilegales", explicaron fuentes ministeriales.

Etiquetas de pesca legal
Las primeras etiquetas se repartirán en la próxima campaña, que comienza en marzo. El Ministerio español invita a los demás países a sumarse a esta iniciativa para acabar de una vez con las flotas ilegales.

No obstante, el responsable de pesquerías para el Mediterráneo de la organización conservacionista WWF/Adena, Sergi Tudela, apunta que si bien esta medida puede contribuir a controlar las pesquerías, "no es la panacea". En el caso de los atunes capturados y enjaulados para su engorde, el etiquetado es un problema, ya que estos ejemplares se trocean y se exportan a Japón, por lo que es difícil comprobar si se corresponden a las cuotas asignadas.

La sobrepesca y las pesquerías ilegales son los mayores problemas del atún, lo que le está llevando a desaparecer. Tudela defiende una moratoria en la pesca y la creación de un santuario en Baleares, zona de reproducción del atún rojo, para permitir su recuperación.

La cuota de capturas autorizadas para este año ronda las 30.000 toneladas, pero un plan de recuperación de la especie, basado en criterios científicos, debería reducir la pesca a 15.000, apunta Tudela. A España le corresponden este año unas 5.000 toneladas de atún rojo, Francia podrá pescar otras 5.000 e Italia en torno a 4.000, según las cifras provisionales de la Unión Europea. Sin embargo, cada año se exceden estas cuotas. Tudela denuncia que "las autoridades españolas sólo declaran dos tercios de la pesca, mientras que un tercio se deja sin reportar a las autoridades comunitarias".

Una de las últimas soluciones para WWF/Adena es pedir que se deje de vender atún, para que la especie se recupere en el mar. La iniciativa, presentada en la Cumbre de la Pesca Sostenible, que se celebra esta semana en Barcelona, consiste en el boicot de varias cadenas de supermercados a la venta de productos elaborados a partir del atún rojo. En España, la cadena Carrefour dejó de vender estos productos en agosto pasado y ahora se suman a la prohibición Auchan (en Francia), Coop (Italia y Suiza) e ICA (Noruega). La moratoria a la venta de atún rojo mediterráneo sólo debería levantarse cuando las especie se recupere y salga de la zona de peligro.

WWF/Adena defiende sólo la pesca tradicional de esta especie con almadrabas, por ser un método sostenible. Durante la Cumbre de la Pesca Sostenible, la organización ecologista ha presentado una guía de bolsillo con los pescados que se deben consumir y los que no, por su sobreexplotación.