Archivo de Público
Lunes, 30 de Abril de 2012

Pau y Marc, luces y sombras

Los Lakers se imponen con comodidad a los Nuggets (103-88) y los Grizzlies tiran por la borda su partido ante los Clippers (98-99)

EFE ·30/04/2012 - 08:44h

Pau Gasol empezó con buen pie ante los Nuggets. Marc sufrió una inesperada derrota.

Gran triunfo de Los Angeles Lakers y pésima gestión del resultado de Memphis Grizzlies. De esta manera se podría resumir el primer partido para ambas franquicias, donde militan los hermanos Pau y Marc Gasol, respectivamente. 

El estreno de Los Angeles Lakers en las eliminatorias por el título no pudo comenzar de forma más placentera, con una victoria frente a los Denver Nuggets (103-88) basada en la defensa (diez tapones de Andrew Bynum) y el esfuerzo colectivo (seis jugadores con dobles dígitos en anotación).

Kobe Bryant volvió a lo grande con 31 puntos

Kobe Bryant fue el máximo anotador del partido, con 31 puntos, mientras que Pau Gasol aportó 13 tantos, ocho rebotes y ocho asistencias y Bynum firmó el primer triple-doble de su carrera, con 10 puntos, 13 rebotes y 10 tapones. Por parte de Denver destacó Danilo Gallinari con 19 puntos.

Los 10 tapones de Bynum son el récord de la franquicia en eliminatorias por el título, e iguala la marca histórica de la Liga, que ostentan también Hakeem Olajuwon y Mark Eaton.

Los Lakers poseen una marca de 33 victorias y una derrota en eliminatorias por el título disputadas a siete partidos cuando ganan el primer encuentro. Es la sexta vez que se miden a Denver en unos playoffs. Las cinco veces anteriores acabaron con victoria angelina. Éste fue el primer duelo de playoffs que los angelinos disputan en el Staples Center sin Phil Jackson como entrenador.

Bynum, tras sus grandes actuaciones en temporada regular, era el hombre a vigilar por parte de la defensa de los de Colorado, pero sorprendntemente el pívot titular de los angelinos, bien defendido por Kosta Koufos y JaVale McGee, se pasó el primer cuarto sin anotar. El propio Bryant también tardó en carburar y sus primeros puntos llegaron pasados siete minutos.

Pau sumó 13 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias

No obstante, la torre californiana ofreció grandes dosis de intimidación en la zona angelina, convirtiéndose en un auténtico muro difícil de asediar para los de George Karl, mientras Steve Blake salía del banquillo para encadenar tres triples seguidos y dejar a los Lakers por delante (27-14) al término del primer cuarto.

La reacción de Denver, que no había anotado desde el exterior ni a través de contraataques hasta entonces, llegó con un triple más personal de Corey Brewer y otro de Al Harrington (31-27), que posteriormente dieron paso a unos buenos minutos de Danilo Gallinari, neutralizados por el buen hacer de Devin Ebanks, cuyos 12 puntos al descanso fueron decisivos en la ventaja local (50-40).

Los angelinos dominaban sin gran esfuerzo y sin necesidad de contar con la mejor versión de sus estrellas. Bastaban el trabajo en equipo y la aportación del banquillo. Un triple de Gasol y los tapones de Bynum espolearon a los suyos mediado el tercer cuarto (64-47), pero los Lakers sólo apretaron el acelerador cuando Bryant, Sessions y el ala-pívot español asumieron mayor protagonismo en ataque (71-52).

Gallinari estuvo muy solo sin el acierto de otros días de compañeros como Ty Lawson o McGee y Denver afrontó el último cuarto sin apenas opciones, una situación que aprovechó Gasol para sacar toda su clase, coquetear con el triple-doble y ofrecer una intensidad clave para que su equipo no pasara apuros en unos últimos compases adornados por un Bryant absolutaente recuperado de su lesión.

Memphis tira el partido

No se había visto nada igual en los últimos 10 años dentro de la competición de la fase final de la NBA, un equipo, los Grizzlies de Memphis, que se dejó arrebatar una ventaja de 27 puntos en el tercer periodo y al final perdió el partido en su campo por 98-99 ante Los Ángeles Clippers.

Eso fue lo que sucedió en el FedExForum de Memphis, donde los Clippers pasaron de la "humillación" y la peor imagen dada en lo que va de temporada, a hacer historia con una remontada, que además no fue obra de sus estrellas sino de los reservas.

En los últimos seis minutos, los Grizzlies anotaron tan sólo tres puntos

Nadie de los 18.119 espectadores que llenaron las gradas del FedExForum podían creer lo que sucedía en el campo cuando con 23 segundos para el final, el base Chris Paul anotaba dos tiros de personal que le daba a los Clippers la segunda ventaja del partido (98-99) y la definitiva.

El alero Rudy Gay tuvo dos opciones de haber conseguido la canasta del triunfo, pero el ala-pívot Kenny Martin le hizo una gran defensa y su último tiro rebotó en el aro por fuera y ahí se consumó la derrota sorpresa de los Grizzlies que perdieron la ventaja de campo en la serie al mejor de siete partidos.

Los Clippers, que también habían perdido durante el tercer periodo al alero Caron Butler, que sufrió la fractura de la mano izquierda en una jugada defensiva, y todo parece indicar que no podrá jugar en los próximos partidos.

Pero a mayor adversidades más grande fue la reacción de los Clippers que después de haberse ido al descanso con parcial adverso de 58-39 y de 85-64 al concluir el tercer periodo, en el cuarto tuvieron los factores sorpresa del escolta Nick Young y el ala-pívot Reggie Evans que dieron la vuelta al marcador y a la historia.

Young surgió con su mejor toque de muñeca desde que fue traspasado por los Wizards de Washington y anotó 19 puntos, incluidos, tres triples, en la racha de 26-1 que lograron los Clippers, que lo dejaron como líder encestador del equipo.

Los Clippers perdían por 27 puntos en el tercer cuarto

El ala-pívot Blake Griffin, que nunca tuvo presencia en el juego bajo los aros, aportó 17 puntos, siete rebotes y recuperó tres balones.

La lesión de Butler obligó al entrenador de los Clippers, Vinny Del Negro, a sacar a Evans y la decisión se convirtió en otra de las clave del partido porque encontró al jugador que impuso su dominio bajo los aros y se lo quitó a los hombres altos de los Grizzlies, que como equipo capturaron la mitad de los rebotes.

Sin ese dominio bajo los aros, el equipo de Memphis perdió el control, mientras que Evans conseguía 13 rebotes -ocho en el cuarto periodo-, y anotaba siete puntos, incluida la canasta que le dio la primera ventaja del partido a los Clippers (96-97) con 50 segundos para concluir el tiempo reglamentario.

Paul, que llegó al partido después de perderse el último de la temporada regular con una lesión de ingle, se le notó poco inspirado en el ataque, pero al final consiguió los puntos decisivos, ser el director en el juego de los Clippers y un doble-doble.

El base estrella de los Clippers anotó 14 puntos y repartió 11 asistenias, incluidas las que le dio a Young que permitieron a su compañero ejecutar los triples a la perfección, sin que la defensa de los Grizzlies pudiesen marcarlo.

Marc sumó 14 puntos y cuatro rebotes

Antes de lesionarse Butler aportó 12 puntos y completó la lista de los cuatro jugadores de los Clippers que tuvieron dobles dígitos y como equipo lograron un 50 por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 45 de los Grizzlies.

Los Clippers, que estuvieron abajo 27 puntos (82-55) a falta de 2:38 minutos para concluir el tercer periodo, se convirtieron en el primer equipo desde el 2002 que remontan una desventaja de 21 tantos en el cuarto periodo en un partido de la fase final.

El equipo anterior que logró una remontada de 21 puntos en el cuarto periodo en un partido de la fase final fueron los Celtics de Boston ante los Nets de Nueva Jersey, el 25 de mayo del 2002. Gay, aunque concluyó el partido como líder encestador del equipo, al conseguir 19 puntos, al final no pudo lograr los que hubiesen evitado una derrota histórica y frustrante.

El base Mike Conley y el escolta reserva aportaron 17 puntos cada uno, mientras que el pívot español Marc Gasol fue el cuarto máximo encestador del equipo al conseguir 14 puntos, pero al igual que el resto del equipo desapareció en el cuarto periodo. Gasol jugó 36 minutos en los que anotó 6 de 10 tiros de campo, estuvo perfecto desde la línea de personal (2-2), capturó cuatro rebotes y repartió seis asistencias. El segundo partido de la serie, que se juega al mejor de siete, se disputará el próximo miércoles en el mismo escenario del FedExForum de Memphis.