Archivo de Público
Domingo, 29 de Abril de 2012

Sarkozy: "Europa ha dejado debilitarse a las naciones"

El candidato conservador advierte ahora que si no se defiende a los pueblos europeos "Francia lo hará unilateralmente"

PÚBLICO.ES/EFE ·29/04/2012 - 12:42h

El presidente saliente y candidato a la reelección en Francia, Nicolas Sarkozy, ha defendido las fronteras, la lucha contra la globalización, y acusa a Europa de haber dejado debilitarse demasiado a las naciones, en un momento en el que los votos de la ultraderecha son clave para una cada vez menos factible victoria de Unión por un Movimiento Popular (el partido de Sarkozy) en la segunda vuelta.

"Europa ha dejado debilitarse demasiado las naciones. Los países que ganan hoy son los que creen en el espíritu nacional", ha dicho Sarkozy en Toulouse, donde participaba en un gran mitin que fue retransmitido en directo a otras seis grandes ciudades del país.

El candidato conservador dice creer que "Francia espera que Europa defienda a los pueblos europeos" y "si no lo hace, Francia lo hará unilateralmente". En su opinión, ahora es un error haber tratado de derribar "las fronteras políticas, económicas, culturales y morales" porque "se ha generado el desorden". "Sin fronteras no hay nación, no hay Estado, no hay República, no hay civilización. Las fronteras tienen una importancia crucial", ha dicho ante 60.000 espectadores que le escuchaban en seis ciudades.

Sarkozy dice que Europa "ha cedido a un mundo donde los técnicos tenían más poder que los políticos"

El presidente saliente ha recalcado que Europa "es la región del mundo que más lejos ha ido" en la desaparición de las fronteras. Una equivocación, porque, ha afirmado, "sin fronteras no hay política y no hay libertad". "Europa ha cedido demasiado a la religión del librecambio y de la desregulación. Ha cedido a un mundo donde los técnicos tenían más poder que los políticos", ha sentenciado.

Considerando que la frontera debe estar "en el centro del debate político" para proteger los valores de Francia, ha advertido de que no dejará que su país se diluya en la globalización, con una pequeña concesión. La frontera "no es un rechazo", es "un límite, una clarificación". "La Francia fuerte se abre al mundo, la Francia débil se cierra", ha concluido.

En la primera vuelta de las elecciones presidenciales, la candidata ultraderechista del Frente Nacional, Marine Le Pen, consiguió un 18% de los sufragios, una victoria no esperada pese al auge del partido xenófobo, cerca de conseguir el mayor número de simpatizantes en su historia.

"Participación masiva"

Antes de su aparición en Toulouse, en una entrevista publicada por el diario Le Parisien, el presidente saliente afirmaba no creerse los sondeos que le dan derrotado por, al menos, seis puntos y recordaba que ya en la primera vuelta se confundieron al no prever una alta participación, que rozó el 80 %.

El candidato a la reelección de la presidencia de Francia, Nicolas Sarkozy, dice que cuenta con una "participación masiva" y una "movilización nunca vista" para ganar la segunda vuelta del próximo domingo.  "Subestimaron la abstención. Es dramático. Hay un fenómeno nuevo, que el 26 % de los sondeados han rechazado responder. Siento subir una movilización que no he visto en toda mi vida política. Y, después de la primera vuelta, ha subido un escalón. Habrá una participación masiva", afirmó Sarkozy.

Asimismo, defendió su estrategia de hacer propuestas electorales sobre los temas que llevaba en su programa la candidata ultranacionalista Marine Le Pen, que acabó con casi el 18 % de los votos. "El Frente Nacional ha progresado desde 2007, pero desde entonces ha habido cuatro años de crisis de una violencia inédita. Las cifras demuestran la validez de lo que les hemos dicho a los franceses. Les hemos hablado de sus preocupaciones en un mundo en pleno cambio", afirmó.

Sarkozy recordó que otros dirigentes socialistas europeos, como José Luis Rodríguez Zapatero, Gordon Brown o José Sócrates "han sido barridos" mientras que él llegó "sólo a 1,4 puntos de François Hollande".