Archivo de Público
Sábado, 28 de Abril de 2012

Los dibujos de Da Vinci que no revolucionaron la anatomía humana

El palacio de Buckingham acoge la mayor exposición de las imágenes que permanecieron ocultas 300 años

EFE ·28/04/2012 - 18:23h

A partir del próximo 4 de mayo algunos de los dibujos de anatomía humana del pintor italiano Leonardo Da Vinci se expondrán por primera en la Queen's Gallery del palacio de Buckingham, según anunció la semana pasada el comisario de la muestra, Martin Clayton.

Leonardo da Vinci: Anatomist es la mayor exposición de estudios sobre el cuerpo humano elaborada por el genio florentino, que, durante más de 300 años, permanecieron ocultos en una encuadernación de piel.

Según los expertos, las imágenes, habrían transformado el conocimiento europeo de la anatomía humana de haberse hecho públicos mucho antes, pero no fue hasta el siglo XX cuando vieron la luz. Entre 1489 y 1513, el maestro creó detallados estudios de los huesos, músculos y órganos internos humanos, como el corazón o el cerebro. La intención de Da Vinci era publicar esos estudios en un tratado sobre anatomía, pero en el momento de su muerte, en 1519, su investigación anatómica aún figuraba entre los documentos privados -y desorganizados- del artista. Leonardo legó sus cuadernos de notas y dibujos a su joven ayudante Francesco Melzi, quien murió en 1570.

La intención de Da Vinci era publicar esos estudios en un tratado sobre anatomía

Ese año, tras el fallecimiento de Melzi, su hijo vendió los dibujos del pintor italiano al escultor Pompeo Leoni, que se encargó de mantenerlos unidos en un álbum, junto con otros cientos de dibujos artísticos. Leoni grabó su nombre, junto al de Leonardo, con letras de oro en la cubierta del álbum, donde se puede leer: "Dibujos de Leonardo da Vinci, preservados por Pompeo Leoni".

Según el comisario de la exposición, la encuadernación de Leoni representa "una parte enormemente importante de la historia de 500 años de los dibujos anatómicos de Leonardo". El cuaderno, explica, explica, preservó los dibujos en condiciones maravillosas, pero también propició que no circularan ni se publicaran. "Ahora sabemos que figuraban entre los dibujos anatómicos más increíblemente detallados y precisos de todos los tiempos", ha apuntado.