Archivo de Público
Viernes, 27 de Abril de 2012

Acción de mifepristona en riesgo cardiovascular es incierta: estudio

Reuters ·27/04/2012 - 18:28h

Por David Douglas

El uso de mifepristona reduce los niveles de colesterol HDL o "bueno" en las adultas mayores sanas, pero un estudio sugiere que su efecto no se traduciría en una reducción del riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular (ECV).

La doctora Stephanie T. Page, que dirigió el estudio, dijo: "Desde el punto de vista científico, nuestros resultados se suman a una creciente literatura que sugiere que la determinación de los niveles de colesterol HDL y de sus cambios con alguna intervención, no revelaría demasiado sobre la biología del HDL y su potencial beneficio para el riesgo de ECV como se pensaba".

"Como médicos e investigadores, aún tenemos mucho por conocer sobre cómo el HDL favorece o previene la aparición de la ECV", agregó.

En el estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, el equipo de la University of Washington, en Seattle, le indicó al azar a 30 mujeres posmenopáusicas sanas tomar 600 miligramos (mg) diarios de mifepristona o placebo durante seis semanas.

La mifepristona es un antagonista de los receptores de los glucocorticoides que se está estudiando para el tratamiento de la enfermedad de Cushing en pacientes que no responden a la terapia convencional. El fármaco reduce el colesterol HDL.

De hecho, la mifepristona redujo un 26 por ciento las concentraciones del colesterol HDL y un 25 por ciento las concentraciones de las partículas de HDL, aunque la disminución de la cantidad total de partículas estuvo limitadas a las partículas grandes. No hubo cambio en las partículas más pequeñas.

Asimismo, el eflujo de colesterol mediado por las partículas de HDL en sangre disminuyó apenas un 12 por ciento con el uso de mifepristona, lo que dio como resultado un aumento efectivo de la capacidad de eflujo por partícula de HDL.

Al reducir específicamente las partículas grandes de HDL, que transportan la mayor cantidad de colesterol, el uso de mifepristona refuerza el eflujo de esteroles en los macrófagos por partícula de HDL en sangre.

Los resultados sugieren entonces "que una reducción del colesterol HDL no significaría una alteración proporcional de la función del HDL".

"Clínicamente, es importante conocer que el estudio se realizó sobre mujeres posmenopáusicas sanas. Se necesitan más estudios sobre pacientes con el síndrome de Cushing, en los que la mifepristona sería un nuevo adyuvante efectivo para nuestra batería de opciones terapéuticas, incluidos estudios prolongados sobre los resultados cardiovasculares en esos pacientes con alto riesgo de padecer complicaciones por ECV", indicó el equipo.

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, online 7 de marzo del 2012