Archivo de Público
Viernes, 27 de Abril de 2012

Muchos ancianos EEUU se realizan control próstata no recomendado

Reuters ·27/04/2012 - 18:10h

La mayoría de los ancianos siguen sometiéndose a los controles del cáncer de próstata pese a las recomendaciones estadounidenses de no realizar la pesquisa a mayores de 75 años, indica un nuevo estudio.

Las políticas de control preventivo del cáncer de próstata han sido tema de mucho debate en Estados Unidos recientemente, ya que se busca equilibrar las intervenciones potencialmente dañinas para muchos hombres que desarrollan un cáncer de lento crecimiento que nunca los perjudicaría, con la detección y tratamiento de un cáncer que provoca 32.000 muertes anuales.

"Creo que hay mucha presión de los pacientes para hacerse (el test)", dijo Edward Messing, del Centro Médico de la University of Rochester, quien trabajó en el estudio.

"Los octogenarios ya no piensan que son muy viejos, y quizá no lo son. Piensan que aún tienen una vida por delante", agregó.

En el 2008, la Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF, por su sigla en inglés), un panel financiado a nivel federal, lanzó guías que desaconsejan el control preventivo del cáncer prostático en los hombres muy mayores.

"En este grupo etario no tenemos evidencia de beneficio. Tenemos amplia evidencia de daño", manifestó Michael LeFevre, co-presidente de la USPSTF.

El cáncer de próstata es común entre los ancianos. LeFevre indicó que algunos estudios estimaron que hasta la mitad de los hombres mayores de 75 años tienen este cáncer, pero que se trata de una forma de lento crecimiento que no suele implicar una amenaza seria, comparado con otras condiciones crónicas.

En algunos casos, las biopsias y tratamientos pueden hacer más daño al cuerpo de esos hombres que el cáncer en sí, añadió.

Por lo tanto, a la hora de sopesar riesgos y beneficios, la USPSTF decidió que los hombres mayores están mejor sin el control de rutina, y algunos nuevos lineamientos no cubiertos por el estudio argumentan contra la pesquisa rutinaria en todos los hombres, más allá de la edad.

Para determinar si las recomendaciones del 2008 han tenido algún impacto sobre la cantidad de hombres evaluados, Messing y sus colegas observaron sondeos realizados antes y después de la emisión de esas guías.

En el 2006, 9.000 hombres respondieron preguntas sobre si se habían realizado algún test del antígeno prostático específico (PSA por su sigla en inglés), que busca una proteína que está elevada en los hombres que tienen cáncer.

El 60 por ciento de ellos informó que se había realizado el test durante el último año, según los resultados publicados en la revista especializada en urología BJU International.

Eso, comparado con el 63 por ciento de los 12.000 hombres encuestados en el 2008 y el 60 por ciento de los 14.800 participantes del sondeo en el 2010 que dijeron haberse sometido a la prueba de PSA.

Los beneficios del control preventivo se consideran menores en los hombres mayores porque ellos tienen menor expectativa de vida. Pero Messing dijo a Reuters Health que no está de acuerdo con la política generalizada contra la evaluación del cáncer de próstata en los ancianos.

El experto indicó que la enfermedad causa la muerte de muchos más hombres mayores que más jóvenes, y que las pesquisas permitirían captar esos cánceres temprano.

Además, algunos hombres entre 70 y 90 años pueden vivir otros 10 a 20 años.

Las decisiones sobre el control preventivo del cáncer prostático deberían basarse en si el paciente probablemente vivirá lo suficiente para ver los beneficios de la pesquisa, y no solamente en su edad, agregó Messing.