Archivo de Público
Viernes, 27 de Abril de 2012

Cientos de seguidores esperan y animan al Sporting a su llegada a Lisboa

EFE ·27/04/2012 - 09:26h

EFE - Los jugadores del Athletic Club celebran con la afición la clasificación del equipo para la final de la Liga Europa al eliminar al Sporting de Lisboa, tras el partido de vuelta de las semifinales disputado esta noche en el estadio de San Mamés, en Bilbao.

Varios centenares de aficionados del Sporting de Lisboa aguardaron esta madrugada la llegada del equipo desde Bilbao a la capital lusa para mostrarles su total apoyo pese a la derrota cosechada en semifinales frente al Athletic.

La eliminación en Liga Europa no fue óbice para que los seguidores verdiblancos reconocieran el esfuerzo realizado por sus jugadores, que aguantaron el empate hasta el minuto 88 de partido, cuando un tanto de Fernando Llorente acabó con sus aspiraciones de disputar la tercera final europea de su historia.

Los miembros de la plantilla lisboeta recibieron el calor de su gente primero en el mismo aeropuerto y poco más tarde en su estadio, en Alvalade, al que llegaron ya bien entrada la madrugada.

Uno de los más vitoreados por el público fue el entrenador, Ricardo Sá Pinto, a quien se considera principal artífice de la reacción del equipo desde su llegada, el pasado mes de febrero, dotando al equipo de mayor garra y capacidad de sacrificio.

Los "leones", como se conoce al club lisboeta en Portugal, habían ganado por 2-1 en su casa y perdieron ayer a domicilio por 3-1, aunque el último gol del Athletic llegó a dos minutos del final, evitando la prórroga.

La prensa deportiva lusa recogió hoy en sus portadas la derrota del Sporting, aunque alabó al conjunto luso por "batirse hasta el final" y derramar "sudor y lágrimas" en San Mamés, tal y como señala "A Bola".

"Record" destaca la importancia del gol marcado por el holandés Van Volfswinkel al filo del descanso, mientras que "O Jogo" se rinde ante el poderío de Fernando Llorente: "Sólo un gigante los derrumbó".

El Sporting, que marcha cuarto en Liga y aspira a terminar tercero para acceder a la Champions la próxima temporada, había eliminado en Liga Europa a equipos de la talla de la Lazio italiana y el Manchester City inglés antes de caer con el Athletic, pese a que nadie lo daba como favorito al título.