Archivo de Público
Jueves, 26 de Abril de 2012

La progesterona aliviaría los síntomas de la menopausia

Reuters ·26/04/2012 - 18:52h

Por Kerry Grens

Un nuevo estudio concluye que la hormona progesterona reduciría la frecuencia y la gravedad de los sofocos y la sudoración nocturna de la menopausia.

La autora principal, Christine Hitchcock, consideró que las cápsulas de progesterona serían una terapia alternativa para las mujeres que rechazan la terapia con estrógeno.

"En algunas personas, el estrógeno no es una terapia adecuada, mientras que hay otras que quieren evitarla por otras causas. Y la progesterona es una opción", dijo Hitchcock, investigadora de la University of British Columbia.

Algunos estudios previos habían asociado el estrógeno con un posible aumento del riesgo de accidente cerebrovascular o cáncer en las usuarias.

La progesterona forma parte de la terapia de reemplazo hormonal para tratar los síntomas menopáusicos, pero se la suele utilizar como un complemento de la terapia con estrógeno para evitar el engrosamiento anormal del útero. Éste y el alivio de los síntomas menstruales anormales son los dos usos aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos.

"Existe la idea de que la progesterona no tiene efecto alguno en los sofocos", dijo el doctor John Studd, profesor de ginecología del Imperial College de Londres. Pero Hitchcock señaló que algunos médicos observaron beneficios en las pacientes tratadas con progesterona.

El equipo de Hitchcock les indicó a 68 mujeres utilizar tres píldoras de 100 miligramos (mg) de progesterona todas las noches, durante 12 semanas. Cada píldora cuesta 1 dólar.

Luego, comparó la cantidad y la gravedad de los sofocos y la sudoración nocturna en ese grupo con los de 46 mujeres de la misma edad, pero que habían tomado placebo (grupo de control).

Las participantes registraron los síntomas en las cuatro semanas previas al inicio del estudio y durante los tres meses que duró la investigación.

El grupo tratado con progesterona comenzó el estudio con unos siete episodios de sofocos y sudoración nocturna por día, y los finalizó con tres episodios diarios menos.

En cambio, el grupo de control comenzó con algo menos de seis episodios por día y finalizó con cuatro, lo que se traduce en la mitad del beneficio obtenido con la hormona.

En una escala del uno al cuatro, el grupo tratado con progesterona calificó la gravedad de los síntomas con 0,6 puntos menos al final del estudio (de 2,6 al inicio del estudio a 2 puntos). En tanto, el grupo de control la calificó con 0,4 puntos menos (de 2,4 a 2 puntos).

Hitchcock dijo que "hay un poco de misterio" en cómo la progesterona alivia los síntomas en las mujeres. Una explicación podría ser que amplía el rango de temperatura corporal confortable.

Studd, que no participó del estudio, señaló que la progesterona actúa como tranquilizante, que es el motivo por el que las participantes debieron tomarla antes de ir a la cama. "Ayuda a dormir (...) y, por lo tanto, las mujeres podían descansar mejor", dijo a Reuters Health.

En cambio, en la revista Menopause, el equipo escribe que los resultados indican "que el beneficio de la progesterona no se debe a que el sueño enmascaró la sudoración nocturna".

Aun así, la autora coincidió en que mejorar la calidad del sueño es importante en las mujeres con síntomas que interrumpen el descanso nocturno.

FUENTE: Menopause, online 26 de marzo del 2012