Archivo de Público
Miércoles, 25 de Abril de 2012

Asocian exposición intrauterina a antipsicóticos con deterioro neuromotriz

Reuters ·25/04/2012 - 18:45h

Por Will Boggs

Los bebés expuestos en el útero a antipsicóticos tienen un rendimiento neuromotriz significativamente más bajo que el resto de los niños, incluidos los que estuvieron expuestos intrauterinamente a antidepresivos.

"El uso de antipsicóticos atípicos creció enormemente en los últimos años. Aunque son preliminares, los resultados sugieren que cuando corresponda, los médicos deberían tomar más precauciones al considerar los riesgos y beneficios potenciales de recetarle antipsicóticos a embarazadas", dijo la doctora Katrina C. Johnson, de la Emory University, en Atlanta, Georgia.

El equipo de Johnson publica en Archives of General Psychiatry resultados de unos 300 bebés de seis meses de edad (163 varones y 146 mujeres), incluidos 22 expuestos a antipsicóticos intrauterinamente, 202 expuestos a antidepresivos y 85 sin exposición alguna a esos fármacos.

Según la Batería Internacional de Test Neurológicos Infantiles (INFANIB, por su nombre en inglés), el rendimiento neuromotriz de los bebés que habían estado expuestos a los antipsicóticos era significativamente menor (63,86 en promedio) que el del grupo que había estado expuesto a los antidepresivos (68,58) o del grupo de control (70,12).

Los valores promedio estaban dentro del rango "transitoriamente anormal" (entre 55 y 71 para los bebés de entre cuatro y ocho meses de edad).

Los valores de INFANIB, en cambio, no variaron significativamente entre el grupo de control y el grupo expuesto a los antidepresivos.

Los resultados en los bebés estuvieron negativamente asociados con los índices de enfermedad psiquiátrica materna. En los análisis de regresión múltiple, se observó una tendencia asociada con el efecto de la duración del tratamiento y la duración de la exposición a los antipsicóticos durante la gestación.

No se observó un efecto significativo de la exposición prenatal a los medicamentos en el rendimiento en una tarea de habituación, lo que indica que esos fármacos no alterarían significativamente la modulación de la atención y el aprendizaje.

"El instrumento utilizado es muy sensible de la neuromotricidad de los bebés. Aun así, no existen estándares clínicos para INFANIB", dijo Johnson.

Y concluyó: "Es necesario replicar estos resultados preliminares y seguir investigándolos con muestras más grandes y prospectivas y con escalas estandarizadas antes de sacar cualquier conclusión para la atención clínica.

Además, los resultados de este y otros estudios sugieren que la enfermedad mental materna y los psicotrópicos influyen en el neurodesarrollo fetal, por lo cual esto debería formar parte de las conversaciones con las pacientes.

FUENTE: Archives of General Psychiatry, online 2 de abril del 2012