Archivo de Público
Miércoles, 25 de Abril de 2012

París da dos semanas a Damasco para que permita el despliegue de observadores

EFE ·25/04/2012 - 17:22h

EFE - Imagen de archivo datada el 12 de marzo del 2012 del ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, en la sede de Naciones Unidas de Nueva York, EEUU. París dio hoy un plazo de dos semanas al régimen de Damasco para que permita el despliegue en Siria de los observadores de Naciones Unidas que prevé el plan de paz del enviado especial Kofi Annan.

El ministro francés de Exteriores, Alain Juppé, dio hoy un plazo de dos semanas al régimen de Damasco para que permita el despliegue en Siria de los observadores de Naciones Unidas que prevé el plan de paz del enviado especial Kofi Annan.

"Las cosas no van bien. El plan de Annan está seriamente comprometido, pero aún hay una oportunidad para esa mediación bajo la condición de un despliegue rápido de 300 observadores en dos semanas y no en tres meses", dijo Juppé tras reunirse en París con varios militantes de la oposición siria.

El ministro francés agregó que se comunicará "en las próximas horas" con Annan, quien presentará un nuevo informe sobre la situación en Siria el próximo 5 de mayo.

"El régimen de Damasco no respeta sus compromisos", lamentó Juppé, quien señaló que continúa la represión, los observadores no pueden cumplir con su misión y la prensa no puede verificar lo que ocurre en el país.

Si el régimen del presidente de Siria, Bachar al Asad, permite el despliegue de los observadores de las Naciones Unidas, con libertad para moverse por el país, Francia cree que se pasará a "otra cosa para parar la tragedia".

Por ello, espera que la posición de Rusia, aliado de Siria en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, "pueda evolucionar".

El ministro de Exteriores se reunió en París con la escritora Rima Flihane, el activista Souhayr Atassi y el escritor Samar Yazbek, y la opositora Fadwa Souleimane, a quienes felicitó por su "coraje" frente a "un régimen que practica una represión brutal".

Éstos, por su parte, indicaron que el "régimen asesino" de Siria está "masacrando a la población" y cifraron en un millón el número de desplazados por la represión.