Archivo de Público
Martes, 24 de Abril de 2012

EEUU detecta diferencias regionales en diagnóstico del glaucoma

Reuters ·24/04/2012 - 18:23h

Por Aparna Narayanan

Un estudio realizado en Estados Unidos revela un aumento leve de la tasa general de glaucoma, pero también la existencia de fuertes diferencias regionales en el diagnóstico del glaucoma y en la posibilidad de detección de signos sospechosos de la enfermedad ocular.

Un análisis de los registros de la cobertura federal Medicare durante siete años halló que la población de Nueva Inglaterra o de los estados del Atlántico Medio de Estados Unidos tienen un 30 por ciento más posibilidad que los habitantes del sudeste del país de que se le diagnostique la enfermedad ocular y un 70 por ciento más riesgo de que se le detecten signos sospechosos.

"Posiblemente, médicos y pacientes de las áreas (principalmente rurales) no están recibiendo la misma atención que en una ciudad grande", como en la zona de Nueva York, Baltimore y Filadelfia, dijo el doctor Harry Quigley, profesor de oftalmología de la Facultad de Medicina de la Johns Hopkins University y coautor del estudio publicado en Ophthalmology.

Se estima que más de 2,2 millones de estadounidenses padecen glaucoma, una enfermedad que lleva a la ceguera. La pérdida visual progresiva no se puede revertir, pero sí controlar con la detección temprana durante los controles oftalmológicos.

Para el nuevo estudio, los autores examinaron una muestra elegida al azar de las prestaciones de Medicare que habían declarado oftalmólogos, optometristas y centros de cirugía ambulatoria. Analizaron datos de siete años (del 2002 al 2008), de nueve regiones y 179 subregiones.

El equipo concluyó que el glaucoma agudo, que provoca un aumento súbito de la presión ocular, estaba altamente subdiagnosticado.

El área de la Ciudad de Nueva York concentraba las tasas más altas de la enfermedad en todas sus subregiones, lo que indica que los médicos la sobrediagnostican o mejoraron la detección. La baja tasa de diagnósticos en el resto de las regiones sugiere que sería la segunda opción.

"En general, los especialistas tienen que mejorar la calidad de la gonioscopia", opinó Sandra Cassard, autora principal del estudio. La gonioscopia es el examen que se utiliza para diagnosticar el glaucoma agudo.

La tasa de glaucoma pasó del 10,4 por ciento en el 2002 al 11,9 por ciento en el 2008, con una mayor predisposición femenina a desarrollarlo y un aumento sostenido de las formas más comunes hasta los 80 años, que disminuye a partir de esa edad.

"Esto indicaría la falta de continuidad en la atención de los adultos mayores. Hay que alentar a ese grupo etario a consultar al oftalmólogo", en especial a los mayores de 80 que no realizan la consulta anual recomendada, dijo Cassard.

En el 2008, la mitad de los beneficiarios había consultado al optometrista o el oftalmólogo.

Los negros, los hispanos y los asiáticos fueron menos propensos que los blancos no hispanos a realizar una consulta y los que concentraron las tasas más altas de glaucoma y el riesgo más elevado de desarrollarlo.

No diagnosticarlo tempranamente puede provocar ceguera, pero el exceso diagnóstico es un desafío para los profesionales de la salud. Según el doctor Shakeel Shareef, profesor asociado de oftalmología del Centro Médico de la University of Rochester, el 30 por ciento de los pacientes derivados para confirmar el diagnóstico no tiene glaucoma.

FUENTE: Ophthalmology, online 4 de abril del 2012