Archivo de Público
Martes, 24 de Abril de 2012

"Me sentí decepcionado y estafado por Teddy"

ALEJANDRO TORRÚS ·24/04/2012 - 15:54h

Jaume Sisa

Jaume Sisa (Barcelona, 24 de septiembre de 1948) representa la candidatura Autores más que cuenta, una de las principales candidatas a obtener una gran representación en la próxima Junta Directiva de la SGAE. En sus filas cuenta con conocidos personajes como Imanol Uribe, Álvaro Urquijo o Ana Diosdado. Su discurso es renovador. Apuesta por la regeneración de la Entidad y por una política de cambio. Su pasado, sin embargo, le relaciona con Teddy Bautista. De hecho, formó parte de la anterior Junta Directiva. “Me sentí estafado por Bautista” , afirma.

Usted ya estuvo como en la Junta Directiva de Teddy y fue una persona cercana a él. Su propuesta puede parecer continuista.

Nuestra candidatura es Autores más que nunca. Nosotros no somos continuistas porque queremos cambiar los modos y maneras de hacer en la SGAE. Nuestra candidatura no tiene afanes presidencialistas porque no tenemos candidato ni tampoco tenemos afanes personales. Nuestra candidatura está formado por autores que sólo quieren ser autores y nada más. Es una candidatura de equipo. Entonces, los continuistas son otros.  No es nuestro caso porque nosotros no queremos volver al pasado con Teddy ni con nadie que se le parezca.

Me tachan de continuista porque no tienen otros argumentos

Entonces, ¿por qué cree que recibe el calificativo de continuista?

Es una maniobra interesada. Si no se tienen otros argumentos es muy fácil decir continuista. Pero hay gente en otras candidaturas, incluso la de Reixa y Sastrón por no decir en el resto de candidaturas camufladas de Teddy, hay personas que han estado en las Juntas anteriores. Yo nunca descalificaría a un miembro de una Junta anterior. Hay que descalificar a Teddy que es el que tenía el poder.

Pero usted nunca denunció públicamente a Teddy.

En la Junta Directiva poco se podía hacer. Nunca estuve en el Consejo de Dirección ni en otro órgano de gobierno. A la Junta ya llegaban las cosas decididas. Precisamente por estar en la Junta tengo la experiencia de saber lo que hay que hacer y lo que no tenemos que repetir. Eso da valor a nuestra candidatura porque hay personas con experiencia en juntas anteriores y personas renovadoras que no han tenido contacto con la SGAE. Por tanto, de continuistas nada. Queremos, desde el sentido común y el sentido de la realidad, un cambio y una regeneración en la entidad para conseguir un saneamiento de la entidad que permite a la SGAE tener seguridad y estabilidad que beneficie a los socios.

Entonces, ¿usted no conocía los presuntos casos de corrupción?

No y prácticamente nadie los sabía. Excepto alguno muy cercano a él.

Teddy era un hombre muy querido por los autores pero nos ha decepcionado

¿Teddy le engañó?

Nos engañó y nos ocultó información. Me sentí decepcionado y estafado por Teddy. Hace años, Teddy era un hombre muy querido y muy respetado por los autores pero lo ocurrido en los últimos tiempos nos ha decepcionado a muchos.

Usted dice que tienen la experiencia necesaria para saber qué es lo que no tiene que hacer. ¿Puede concretar qué es lo que no se tiene que hacer?

No se tiene que volver a repetir la figura de un presidente todopoderoso y con ambición de poder porque ya lo hemos vivido en carne propia y eso es lo peor que puede ocurrir a una entidad como la SGAE. Por eso, estamos en contra de las candidaturas presidencialistas. Queremos poner metas y objetivos al equipo técnico y ejecutivo de la casa y el que no la cumpla irá a la calle. Porque en la casa debe mandar los socios y no el presidente. Por ello hay que cambiar los estatutos para que el poder vuelva a la Junta Directiva.

Pero un presidente tiene que haber. Ustedes se autodefinen como no presidencialistas. ¿Quién ocuparía el cargo en caso de que gane su candidatura y cómo lo ejercería?

Un presidente tiene que haber, claro. Lo que queremos es un presidente que no mande sobre los socios sino que los socios le manden. Respecto a quién sería el presidente si gana nuestra candidatura está por decidir. Depende de los resultados que se den, si tenemos mayoría, si tenemos que pactar… Es decir, de una serie de variables que aun no conocemosSi el jueves resultan vencedores.

Hay que liquidar los teatros de la Red Arteria y regenerar la Entidad

¿Cuál será el primer objetivo de su equipo?

Lo primero es conformar equipo ejecutivo y técnico con unas premisas y una líinea muy concreta de sanear y regenerar la Entidad. Y eso tiene que ser muy estricto y la Junta tiene que tener un poder muy decidido. Hay que revisar todos los estatutos de la casa. También, hay que acometer un programa de desinversión y liquidación de la Red Arteria y todo sus teatros.

¿Está decidido a liquidar la Red Arteria?

Sí. Liquidación de los teatros de Arteria. Porque en esta red hay mucho dinero que tiene que recuperarse y tiene que volver a los socios que son los que han pagado indirectamente estos teatros. Y digo indirectamente porque los teatros se pagaron créditos y no con el dinero de los socios.

Pero sí con su aval.

Exacto, con el aval. Hay que liberar a la SGAE de ese aval y, por tanto, hay que vender los teatros No obstante, tal y como está el panorama inmobiliario liquidar esta red podría suponer grandes pérdidas a la SGAE.No. Hay una parte que ya está pagada y que ya se ha perdido en los últimos años. Está amortizado. Lo que queda por pagar se puede hacer vendiendo los activos que tenemos ahora mismo. Al menos, es lo que nosotros propondremos en el caso de llegar al poder. Las candidaturas continuistas proponer seguir con Arteria, nosotros no lo vemos así.

Fuera de la red Arteria, una de los temas que más preocupa a los socios es la mala imagen de la SGAE.

Ese es un problema que nos preocupa muchísimo porque afecta a todos los autores. Y eso ha sido por una mala gestión y un exceso de prepotencia por parte del presidente anterior (Teddu Bautista) y por un exceso de confianza que ha habido de los autores. Hemos confiado en una persona que nos ha decepcionado. Pero eso no sólo los de la Junta, los de fuera también. Esa imagen hay que cambiarla.

La SGAE debe volver a ser anónima, como hace 10 años

¿Cómo?

Haciendo las cosas bien hechas. Es el único camino para conseguir el resultado que queremos: que la SGAE vuelva a ser una entidad anónima como hasta hace 10 años. Que la SGAE no esté en los periódicos ni sea motivo de noticia con un funcionamiento honrado, eficaz y al servicio de los autores

¿Pero cómo se hacen bien las cosas?

Pues desinvirtiendo en la Red Arteria y formando un equipo técnico competente. Además, también hay un fondo con títulos pendientes de calificar que supone mucho dinero. Parte de ese dinero ha ido a los teatros y hay que recuperarlo. En definitiva, es ponernos a trabajar y resolver la situación en la que nos encontramos.

Pensar que la mala imagen de la SGAE viene sólo de los casos de corrupción destapados sería engañarse. El afán recaudatorio de la Entidad, en estos tiempos de crisis, no ha sentado muy bien la opinión pública.

Sirve de ejemplo la polémica de cobrar a las peluquerías. Sí. Lo que pretendemos nosotros es que la SGAE actué correctamente. Esto es conforme a la Ley de propiedad intelectual y  a las leyes y directivas europeas conforme funcionan todas las entidades de gestión en Europa y remediar todos los excesos que se han cometido.

Pero, están de acuerdo en el fondo de la cuestión. ¿Creen apropiado que una peluquería pague por poner la radio?

Vamos a ver. En toda Europa las peluquerías pagan derechos de autor. Pero no sólo las peluquerías, todos los establecimientos comerciales. Todo aquél que use el repertorio de la SGAE con finalidades comerciales tiene que pagar. Es un servicio añadido a su negocio. A nadie se le obliga a poner música ambiente. Si los empresarios la ponen es por decisión propia para que su negocio sea más atractivo y vengan más clientes, es lógico que los autores también participen.

¿Qué posición tiene respecto a la Ley Sinde?

Queremos que la Ley se cumpla porque para eso está. La Ley Sinde es un intento de recuperación del sector. Este sector no puede una tierra salvaje. Tiene que estar ordenado como cualquier otra área de comercio en la vida real. En realidad, Internet tiene que ser como todo lo demás: tiene que haber negocios, tráfico, comunicación, derecho a la cultura, libertad expresión. Pero, tiene que haber una regulación para que nadie use material ajeno para enriquecerse.

¿Y el usuario?

No vamos contra el usuario. Vivimos gracias a ellos. Vamos contra los que se aprovechan del usuario y de nosotros. ¿Tienen alguna propuesta para mejorar la explotación del negocio en Internet?El modelo de negocio ya existe. Son las plataformas de venta de contenidos digitales. Pero para que se desarrollo es imprescindible un marco regulador, un código de funcionamiento de este tipo de negocio para que los clientes tengan la garantía y la seguridad de que puede comprar música, libros, a unos precios asequibles y con total garantía.

Zapatero no aprobó la Ley Sinde por miedo a los poderes fácticos

¿Por qué cree que Zapatero no aprobó finalmente la Ley Sinde?

Por miedo a los poderes fácticos. Es decir, de la industria tecnológica y de las operadores que tienen un volumen de negocio infinitamente superior al de la industria cultural. Pero la tendencia es la armonía en el mundo digital. No hay otra salida.

¿Internet es el único futuro?

Sin necesidad de hacer ciencia ficción podemos imaginar que la SGAE del futuro tendrá muy pocos empleados, unas oficinas no muy grandes, pero un gran espacio para todos los ordenadores y el control de todos los contenidos culturales que circulen por Internet y de ese control cobraremos nuestros derechos.