Archivo de Público
Martes, 24 de Abril de 2012

Soria: "Que nunca más se repita un acto de tanta hostilidad"

El Gobierno quiere tener buena relación con Argentina pero defenderá a Repsol

PUBLICO.ES / EFE ·24/04/2012 - 10:49h

SERGIO BARRENECHEA / EFE - El ministro José Manuel Soria en una imagen de hace unos días.

En su comparecencia en el Congreso de los Diputados para explicar la nacionalización de YPF, el ministro de Industria, José Manuel Soria, dijo este martes que "era y es" voluntad firme del Gobierno mantener la mejor relación bilateral política y económica con Argentina, aunque eso no le impedirá defender los intereses de Repsol y de España en todos los foros internacionales y pedir una "justa compensación" por el daño causado.

El minisitr mantuvo un tono más suave, al menos en las formas, hacia Argentina, aunque no se ahorró las críticas. "El objetivo ha sido, es y va a seguir siendo, mantener las mejores relaciones con todos los gobiernos, incluido el de Argentina, lo que no impide al Ejecutivo defender los intereses de empresas españolas allí donde esté, cuando sufran hostilidades por parte de las autoridades", dijo Soria.

Durante su intervención, a petición propia ante la Comisión de Industria del Congreso, el ministro aseguró que el Gobierno aboga por buscar una solución dialogada al conflicto desatado ante la intención de Argentina de nacionalizar las acciones que la petrolera española Repsol tiene en la argentina YPF.

"El Gobierno condena y rechaza categóricamente la nacionalización de YPF", resumió Soria. El ministro cree que la nacionalización de la filial argentina se ha hecho violando la ley de privatización de la petrolera y los acuerdos de protección recíproca de inversiones firmado entre España y Argentina, al tiempo que incumple de forma "clara y rotunda" los acuerdos marcos entre ese país y la Unión Europea.

El ministro cree que la nacionalización de la filial argentina se ha hecho violando la ley y no descarta más medidas

El ministro acusó a las autoridades argentinas de haber desplegado una estrategia deliberada para propiciar la caída en bolsa de las acciones de YPF, que ha perdido el 60% de su valor, para facilitar su expropiación.

En este sentido, advirtió de que el Ejecutivo español acudirá a todos los foros internacionales, económicos y políticos que sea necesario para lograr una justa compensación por el daño causado a Repsol, una empresa estratégica para España.

Soria insistió en que la decisión de Argentina es "gravemente discriminatoria", ya que sólo afecta a las acciones en manos de Repsol, y ha exigido a Argentina que cumpla con las obligaciones legales.

Durante su intervención, Soria detalló los pasos dados por el Gobierno español antes y después del anuncio de la nacionalización. Defendió la decisión de limitar las importaciones de biodiesel argentino en reacción a un acto que calificó de "suma hostilidad".

Recordó que las ventas de biodiesel representan la mitad del total de exportaciones argentinas a España.

Apoyo de la oposición

Como era de esperar, los grupos de la oposición excepto la IU expresaron su apoyo al Gobierno en este asunto. Sin embargo, desde algunas formaciones se pidió que se rebaje el tono "patriótico" y no se confundan intereses empresariales con nacionales.

La oposición coincidió en gran parte en reclamar al Ejecutivo que luche por lograr un justiprecio para compensar a Repsol por la expropiación de sus acciones, que la compañía valora en unos 10.500 millones de dólares.

Desde el grupo socialista, el portavoz de Industria, José Segura, afirmó que el PSOE respaldará al Gobierno en la defensa del derecho internacional y los "valores democráticos". Segura lamentó la actuación del Gobierno argentino y ha considerado que el importante descubrimiento de gas y petróleo no convencionales en los yacimientos de Vaca Muerta está detrás de su decisión de nacionalizar YPF.

IU lamentó que la limitación a la importación de biodiesel suene a "ojo por ojo"

El diputado de CiU Josep Sánchez Llibre dijo que apoyar a Repsol es defender la seguridad jurídica de todas las inversiones españolas en el exterior, y calificó la actuación de Argentina de "confiscación y rapiña", porque pretende no pagar el justiprecio que corresponde a la petrolera española.

Por el PNV, Pedro Azpiazu pidió al Gobierno que actúe de forma "no patriotera" y le recordó que, en la defensa de las normas internacionales, no debe olvidar que en este caso se trata de una cuestión empresarial.

La diputada de UPyD Rosa Díez aseguró que su formación apoyará todas las actuaciones que lleve a cabo el Ejecutivo para restablecer la seguridad jurídica y el respeto a las relaciones comerciales internacioales. No obstante, ha criticado la extensa defensa a Repsol hecha por Soria y ha lamentado su "escueta" referencia a la seguridad jurídica.

Desde el grupo de la Izquierda Plural (GIP), la diputada Laia Ortiz criticó al Gobierno por confundir los intereses de España con los de Repsol y lamentó que la limitación a la importación de biodiesel argentino suene a "ojo por ojo, diente por diente".

El diputado del PP Antonio Erías pidió al resto de grupos su apoyo "unánime y sin fisuras" a la gestión del Gobierno respecto a la nacionalización de YPF.