Archivo de Público
Lunes, 23 de Abril de 2012

Sarkozy gana a Hollande entre los franceses que viven en España

El todavía presidente de Francia ha obtenido 498 votos más que el socialista François Hollande, según el recuento del consulado general situado en Madrid

EFE ·23/04/2012 - 20:51h

La tendencia a favor del cambio político que ha revelado la primera vuelta de las elecciones presidenciales de Francia no se ha reflejado en los resultados que ha arrojado uno de los primeros recuentos de votos de los franceses residentes en España. Y es que a diferencia del país vecino, en el consulado general francés en España el más votado ha sido el todavía presidente, Nicolás Sarkozy. Él obtuvo 498 papeletas más que el candidato socialista, François Hollande, que ganó en Francia por un 28,63% de los votos, frente al 27,1% que obtuvo su rival conservador.

La misión diplomática francesa solo ha facilitado el escrutinio de Madrid y de las ciudades dependientes de su consulado general en donde se instalaron urnas, como fueron el caso de Alicante, Valencia, Murcia, Santa Cruz de Tenerife y Las Palmas. Sumando los votos de estos colegios electorales, que registraron un 34% de los votantes censados, Sarkozy ha contabilizado 3.937 papeletas, seguido de Hollande, con 2.772. En tercera posición ha quedado el centrista François Bayrou, con 853 votos, y en cuarto lugar, la ultraderechista Marine Le Pen, con 663.

Faltan los datos de Barcelona, Bilbao y Sevilla

La Embajada de Francia tiene previsto divulgar mañana los datos corresondientes a los otros tres consulados -Barcelona, Bilbao y Sevilla- que Francia tiene en España, según han informado a Efe fuentes diplomáticas francesas.

Los 63.523 franceses residentes en España inscritos en el censo pudieron votar ayer en 45 colegios electorales distribuidos en 18 ciudades de varias comunidades autónomas. En el caso de Madrid, Sarkozy ya ganó entre los franceses que viven en la capital en las anteriores elecciones presidenciales, celebradas en 2005, por delante de la entonces candidata socialista Ségolène Royal.