Archivo de Público
Lunes, 23 de Abril de 2012

La CE apela a la unidad de Europa tras la caída del Gobierno holandés

EFE ·23/04/2012 - 09:43h

EFE - El líder de la coalición de los ultra-derechistas PVV, Geert Wilders (c-izq), y otros presidentes de las facciones mantienen una reunión con la presidenta del Parlamento holandés, Gerdi Verbeet (4ª dcha), para hablar sobre la situación política en La Haya (Holanda) hoy, lunes 23 de abril de 2012, tras haber fracasado las negociaciones del Gobierno con el partido antimusulmán para aprobar los recortes necesarios para rebajar el déficit público.

La Comisión Europea (CE) apeló hoy a la unidad de la Unión Europea (UE) tras la caída del Gobierno de Holanda, provocada por la salida de la coalición de los ultra-derechistas del Geert Wilders (PVV), y aseguró que confía en que Amsterdam seguirá adelante con sus compromisos económicos.

"Seguimos pensando que frente al desarrollo de la crisis, la respuesta correcta es hacer más Europa y que los Estados trabajen por los ciudadanos. Creemos que las soluciones nacionales en un contexto globalizado no son la solución más eficaz", dijo el portavoz comunitario Olivier Bailly en referencia a la situación en Holanda.

"La crisis económica ha exacerbado las desigualdades sociales y, dentro de ese contexto económico, hay un caldo de cultivo para el desarrollo de los populismos", destacó Bailly, quien reivindicó la necesidad de que los Estados miembros se mantengan unidos frente a las dificultades.

"Entendemos que hay una tentación (de recurrir al discurso nacionalista), pero nuestro papel es recordar que actuar a Veintisiete es mejor que actuar solo".

El Ejecutivo europeo también expresó su confianza en que Holanda impulsará antes de la fecha límite del 30 de abril las medidas económicas necesarias para encauzar el déficit público y mantenerlo por debajo del 3 %, como exige Bruselas, para evitar que se eleve hasta el 4,6 % que prevén los últimos pronósticos.

"Los gobiernos cambian y, por tanto, las políticas tienen que ser adaptadas, pero los compromisos son firmados por los gobiernos en representación de los Estados y no pueden ser cambiados sin ser discutidos entre los socios europeos", destacó el portavoz de la CE para asuntos económicos, Amadeu Alfataj.

La Comisión no quiso especular sobre la posibilidad de flexibilizar el objetivo de reducción de déficit al 3 % del PIB en 2013, pero afirmó que existe "espacio para la negociación y el diálogo".

Fuentes comunitarias precisaron después que el umbral para 2013 se mantiene, pero recordaron que en el caso de España se renegoció la meta intermedia para este año debido a que se había detectado un desvío fiscal en las cuentas de 2011.

En cualquier caso, el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Olli Rehn, ha reiterado en diversas ocasiones que "no dudará en utilizar todas las herramientas que tenga a su disposición" si un país incumple sus compromisos, recordaron las mismas fuentes.

El desencuentro entre los democristianos del primer ministro Mark Rutte y los ultra-derechistas de Wilders sobre el nuevo paquete económico han sido precisamente la causa de la ruptura de la coalición de Gobierno.

Según Wilders, la retirada de su apoyo responde a que su partido no está dispuesto a "seguir los dictados de Bruselas" si eso significa que personas como los jubilados holandeses pierdan poder adquisitivo.

Alfataj subrayó que las decisiones económicas "no las toma Bruselas, sino todos los Estados miembros" y con el beneplácito del Parlamento Europeo, mientras que Bailly recalcó que el techo del 3 % de déficit público se fijó con la aprobación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento europeo, firmado en 1997 con Holanda ejerciendo la presidencia de turno de la UE.

El portavoz recalcó también que la corrección de los desequilibrios económicos, la estabilidad financiera y el control del déficit benefician a los ciudadanos holandeses.