Archivo de Público
Sábado, 21 de Abril de 2012

El Camp Nou decide la Liga

El Real Madrid, tras tres pinchazos, llega al estadio azulgrana obligado a jugarse el título, como quería Guardiola. Mourinho medita volver a alinear el trivote y el técnico culé tiene las dudas de Piqué y Alexis

EDUARDO ORTEGA (<a href="http://twitter.com/_eduardo_ortega" target="nv">@_eduardo_ortega</a>) ·21/04/2012 - 12:06h

¿Otra vez el partido del siglo? Hace años que se llama así a cualquier Barça-Madrid, sea lo que sea lo que esté en juego. Un cruce de Champions, unos cuartos de Copa o un partido de Liga.

El de este sábado, al menos, no es un encuentro cualquiera. Los cuatro puntos que separan al Barcelona del Madrid y que podrían ser uno si ganan los culés hacen que la victoria sea oro y esperanza para los azulgranas.

Pero también para el Real Madrid. La diferencia es que a los de Mourinho les vale con no perder para salir del Camp Nou sintiéndose campeones.

Sea como sea, Guardiola tiene la Liga donde la quería. Donde la deseaba desde hace semanas, tras perder contra Osasuna y encontrarse hasta a 13 puntos del Real Madrid. Desde entonces, el técnico culé ha deseado que los blancos tuvieran que ir a jugarse la Liga en el Camp Nou. Como hicieron ellos en las últimas tres temporadas, comenzando por aquel memorable 2-6.

Y, al final, así ha sido. Tres pinchazos inesperados han devuelto la emoción a la Liga y la presión y los nervios al Madrid, acostumbrado en los últimos años a ser el perseguidor y no el perseguido.

El recuerdo del 5-0

La presión y los nervios han debido de poder hasta con Mourinho, que lleva semanas sin dar una rueda de prensa en partido liguero. El portugués tiene una espina clavada, el Barcelona, y no se la consigue quitar: ni con diez partidos en dos temporadas, ni ganando la final de Copa. Ni siquiera con eso fue suficiente.

Mourinho podría volver a sacar el trivote

El 5-0 con el que le recibió el Camp Nou en su primer partido contra los azulgranas como entrenador merengue fue un palo tremendo, difícil de digerir aunque él dijera lo contrario tras el partido. El portugués no consigue borrarse ese resultado, marcado a fuego en su memoria.

Por ello ha experimentado con trivotes con jugadores varios, temeroso de que le caiga otro rapapolvo y vuelva a salir escaldado. Sus jugadores acabaron enfrentándose al técnico por estas decisiones, lo que provocó que Mou sacara toda su artillería en la vuelta de los cuartos de la Copa de este año en el Camp Nou. Y, aunque no tuvo premio, dejó la mejor imagen del Madrid de los últimos clásicos.

El once titular de aquel partido bien podría ser el mismo que el de este sábado, con la entrada de Benzema por Higuaín. Sin embargo, el famoso trivote podría volver a aparecer en escena, algo que ya pareció adelantar ayer Karanka en rueda de prensa. "Será el planteamiento de las últimas veces", dijo el segundo del entrenador portugués. Xabi Alonso, Khedira y Lass formarían en la medular para tratar de frenar como sea las embestidas de Messi. Para ello contará también con Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos y Coentrao, que sería la otra sorpresa. El equipo lo completarían Özil y Kaká o Di María y un Ronaldo demoledor en ataque.

Messi, bestia negra

Por el Barcelona no habrá sorpresas. Saldrá con lo mejor, a hacer su juego de siempre, como se esperaba. "Le meteré todo de mi parte. Quiero ganar y el martes, contra el Chelsea, también. Si no lo conseguimos, estaré decepcionado", dejó claro ayer Guardiola.

Para ello, el técnico culé contará con el equipo de gala, sólo con las dudas de Piqué en defensa por los problemas que arrastra y de Alexis, que acabó tocado el duro partido contra el Chelsea. Los culés vuelven a encomendarse a Messi, como han hecho toda la temporada. El astro argentino es la parca, la bestia negra para Casillas. Trece goles en los últimos 18 enfrentamientos lo refrendan, y es y será la obsesión blanca durante el encuentro.

Sin él no se entendería el atisbo de remontada que está haciendo el Barcelona y que, si al final la logran, será histórica.

Pero todo pasa por el clásico. Visto lo visto, ¿otro partido del siglo?