Archivo de Público
Viernes, 20 de Abril de 2012

Tener más de 30 no es un factor de riesgo de hipotiroidismo en el embarazo

Reuters ·20/04/2012 - 16:32h

Por Megan Brooks

Tener más de 30 años no aumentaría el riesgo de desarrollar hipotiroidismo durante el embarazo, según sugiere un estudio de República Checa.

Las guías del 2011 de la Asociación Estadounidense de la Tiroides (ATA, por sus siglas en inglés) incluyen tener más de 30 años en la lista de factores de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo.

Entonces, el equipo de Praga realizó un estudio transversal entre sobre 5.223 embarazadas controladas en el primer trimestre para detectar o descartar enfermedades de la tiroides. Tenían alrededor de 31 años al momento del estudio, entre el 2006 y el 2008.

Según publica Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, 857 mujeres (16,4 por ciento) obtuvieron un resultado positivo; 294 (5,6 por ciento) mostraron niveles elevados de la hormona estimulante de la tiroides (TSH, por sus siglas en inglés); 146 (2,8 por ciento) tenían la TSH suprimida; 561 (10,7 por ciento) tenían anticuerpos contra la tiroperoxidasa (TPOAb), y 417 (8 por ciento) eran eutiroideas y TPOAb positivas.

El equipo asegura que la prevalencia del hipotiroidismo fue similar en las mayores y las menores de 30 (5,5 y 5,8 por ciento, respectivamente).

"Con un modelo logístico de regresión, no pudimos hallar una asociación significativa entre la edad y la supresión o el aumento de la TSH sérica o la positividad de TPOAb ni entre la edad y el aumento de la TSH con positividad de TPOAb", escribieron los autores.

Para ellos, "este es el primer estudio grande que demuestra que la prevalencia de la enfermedad tiroidea autoinmune no aumenta con la edad en las embarazadas y que tener más de 30 años no es un factor de riesgo del hipotiroidismo en el embarazo".

En un correo electrónico, la autora principal, la doctora Eliska Potlukova, del Tercer Departamento de Medicina del Hospital General Universitario y Primera Facultad de Medicina de la Universidad Charles, explicó sus conclusiones.

"Aunque la incidencia de los trastornos autoinmunes de la tiroides suelen aumentar con la edad, en especial a partir de los 50, no es lo que sucede en las embarazadas. Por lo tanto, una embarazada joven tiene el mismo riesgo de desarrollar hipotiroidismo que una embarazada mayor (>30 años). Entonces, un médico que quiera controlar la TSH (y la TPOAb) en una embarazada no debería pensar que si tiene 24 años, por ejemplo, el riesgo de padecer enfermedad tiroidea autoinmune es muy bajo", dijo.

Potlukova agregó que el análisis de un subgrupo de 132 mujeres hipotiroideas "respalda la decisión de sumar este criterio a la pesquisa que promueve la ATA en sus últimas guías".

El 55,3 por ciento de esas 132 participantes tenía por lo menos un factor de riesgo, pero ninguna era mayor de 30 años. Cuarenta de las 59 mujeres sin factores de riesgo, excluida la edad, tenían más de 30 años. Agregar el criterio de la edad (+30) para la pesquisa aumentó del 55,3 al 85,6 por ciento la proporción de mujeres identificadas.

"Demostramos que controlar a todas las embarazadas de 30 años o más mejoraría significativamente la efectividad de la pesquisa simplemente porque aumenta la cantidad de mujeres", dijo Potlukova. "Esto está muy asociado con el hecho de que la edad promedio de las embarazadas de nuestro país es de 31 años. En un país con una edad promedio más baja, la efectividad de la pesquisa disminuiría", agregó.

El doctor John H. Lazarus, del Centro de Ciencias Endocrinológicas y Diabetes del Hospital Universitario de Gales, Cardiff, Reino Unido, comentó por correo electrónico: "Los resultados son interesantes porque sugieren que tener con más o menos de 30 años existe el mismo nivel de riesgo de desarrollar hipotiroidismo durante el embarazo, cuando se pensaba que tener más de 30 aumentaría ese riesgo".

Es probable, según opinó Lazarus, que no participó del estudio, que las guías de la ATA "necesiten una revisión (el hipotiroidismo podría aparecer a cualquier edad)".

FUENTE: Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, online 21 de marzo del 2012.