Archivo de Público
Viernes, 20 de Abril de 2012

Sarkozy rechaza cualquier tipo de pacto con la ultraderecha de Le Pen

EFE ·20/04/2012 - 09:35h

EFE - El presidente francés Nicolás Sarkozy saluda a un grupo de simpatizantes durante su visita a Saint Maurice, cerca de París, Francia, ayer jueves 19 de abril.

El presidente francés y candidato a la reelección, Nicolas Sarkozy, rechazó hoy cualquier tipo de pacto con el ultraderechista Frente Nacional (FN) después de la primera vuelta de los comicios presidenciales del próximo domingo.

"No", dijo tajante al ser preguntado por la posibilidad de llegar a algún tipo de acuerdo para obtener apoyos del FN de Marine Le Pen cuando a Sarkozy la mayoría de los últimos sondeos le sitúan por detrás del socialista François Hollande en la primera vuelta del 22 de abril.

"Por la razón de que esas son mis convicciones", explicó Sarkozy en relación a su rechazo a hacer propuestas que atraigan a votantes del FN a su campo en la segunda vuelta de los comicios, el 6 de mayo.

En unas declaraciones a la radio "RTL", el presidente reconoció que uno de los "errores" que no volverá a cometer si es elegido de nuevo presidente de la República será el de no reconocer "la solemnidad" del cargo de la jefatura del Estado.

Preguntado por una oyente de la emisora sobre cuál consideraba que había sido su error durante su mandato de cinco años que ahora concluye, Sarkozy precisó que fue el de "no entender la dimensión simbólica" del cargo.

Recordó que antes de llegar a la Presidencia de la República había sido ministro de Interior y de Finanzas y que su comportamiento al principio fue más el de un ministro, al aludir a sus constantes desplazamientos y pronunciamientos sobre todo tipo de cuestiones cuando asumió la jefatura del Estado.

"Yo quería ser reactivo y el presidente tiene que ser próximo y menos reactivo", reconoció sobre esa "hiperactividad" que se le criticó al llegar al Palacio del Elíseo, sede de la presidencia de la República.

En la que ha sido su segunda intervención esta mañana en la misma emisora de radio, Sarkozy repitió algunas de sus propuestas de campaña, entre ellas que los trabajadores en paro deberán aceptar los empleos que se les ofrezcan después de seguir cursos de formación y para poder cobrar el subsidio de desempleo.